Violines de otoño

Angus R. Grant. Oviedo, 1996. ©Miki López

Angus R. Grant. Oviedo, 1996. ©Miki López

Este otoño ha dado para mucho. Los Premios Príncipe (ahora Princesa) hacen de mi un frenético del fotoperiodismo. Ni familia, ni amigos, ni tiempo para otra cosa que no sea el periódico. Este equinocio que tanto me gusta, no solo me trae un año más. Entre el ocre de entretiempo, los recuerdos se amontonan, recordando cumpleaños inolvidables alguno de ellos aquí, en Oviedo. Noches de Guiness, flautas y violines en el Ca Beleño donde todavía cuelgan aquella foto que le hice a Angus R. Grant, el vertiginoso violinista de Shooglenifty que nos cautivaba con unas composiciones fiel reflejo de su sempiterna sonrisa. Con él compartí escenario y más de una jam session y se dejó fotografiar por mi, ajeno a la cámara y sin importarle otra cosa que no fuese la melodía que flotaba sobre el humo del chigre folk por excelencia. Hace unas semanas la noticia de la muerte de Angus me dejó sin palabras. Con solo 49 años, el músico escocés de las melenas hippies y la barba poblada, dejó en su último suspiro todo el virtuosismo capaz de emanar de las cuerdas de un violín. Aquellas notas ejecutadas de forma tan peculiar e inigualable, todavía flotan en el aire del Ca Beleño, entre las pintas de cerveza y los chupitos de whisky. Fueron buenos tiempos. Y creo que también era otoño. Que no pare la música.

Sonrisa de mayo

Mientras la mayoría de los españoles se derriten bajo una intensa ola de calor empeñada en batir recrods de temperaturas más propias de agostos andaluces, los asturianos vivimos encantados con nuestro sempiterno nordeste purificador. Aquí lo del 40 de mayo es una realidad tan grande como el picu Urriellu y esta frialdad primaveral nos hace también enfriar la mente en la antesala de unas elecciones autonómicas y municipales que muchos vaticinan como históricas.

Músico callejero. Oviedo, 3 de mayo de 2015. © Miki López

Músico callejero. Oviedo, 3 de mayo de 2015- © Miki López


Algo nos dice que las cosas pueden cambiar bastante en lo que se refiere a la distribución de los escaños de la Junta General y de los salones de plenos de los ayuntamientos asturianos. Tendremos de todo: los nuevos y los de siempre, algunos que cambiaron de siglas y, en lineas generales, una pluralidad tan grande que necesitará mucho sentido común para que una olvidada, perdida y abandonada Comunidad Autónoma de Asturias sea gobernada y guiada por los senderos de la recuperación no solo económica, sino también moral. No se yo… Vivo día a día la campaña electoral con apatía y aburrimiento. Prefiero perderme por las calles de este Oviedo bullicioso tratando de contagiarme del optimismo de esas sonrisas que se cruzan en mi camino durante estas frescas tardes de mayo, sonrisas arrancadas por ese sol que a veces rompe los nubarrones de nuestro cielo vertical e inquebrantable que diría Victor Manuel.
Asturias, si yo pudiera….