Medallas de modestia

Ángela Pumariega. San Esteban, Muros del Nalón. 25 de agosto de 2016. © Miki López /La Nueva España

Ángela Pumariega. San Esteban, Muros del Nalón. 25 de agosto de 2016. © Miki López /La Nueva España


Ángela vive con la sonrisa dibujada en su cara. Puede presumir de ser oro olímpico pero no lo hace. Se cuelga la medalla de la modestia cada vez que habla de su carrera deportiva y de todos los sacrificios y sinsabores que implica el ser la mejor en un deporte tan desconocido como la vela en su modalidad de match race, una disciplina que para la mayoría de los mortales, incluido yo mismo, suena a cualquier cosa menos a deporte marítimo. Embarcamos en San Esteban con varios miembros del club náutico que nos sirvieron de anfitriones y guías por uno de los tramos más espectaculares de la costa asturiana, uno de los que formará parte de la serie que La Nueva España dedica al litoral asturiano. Es agosto, pero un inusual viento del sur cubre de gris plomizo el horizonte de un cantábrico que se embravece con facilidad. Es el verano de Asturias, el estío que vende caro el azul del cielo y que crea el ambiente mágico que inspira leyendas como las de la xana de Aguilar o de las sirenas de Cudillero. La lancha patroneada por Miguel, rebota sobre las olas que el casco pulveriza en gotas que salpican a bordo y refrescan la sensación de bochorno que llena el aire de tormenta. Angela atiende las explicaciones de los marineros de San Esteban y se siente cómoda entre el oleaje. A fin de cuentas forma parte del mar porque el mar es su vida y se nota cuando habla de ello. Cuenta su vida con más modestia que orgullo aunque esa medalla no se la ha regalado nadie. Sin perder la sonrisa comenta que ya se está preparando para volver a lo más alto, luchando contra el viento y las mareas de los inconvenientes, incluidos los de los despachos de nuestras autoridades deportivas que en ocasiones, parecen océanos mucho más insalvables que los de cruza con destreza a bordo de su velero.
Un placer haber navegado en tu compañía…yo al menos pienso presumir de eso.