La número 1

Sofía Castañón. Avilés, 3 de diciembre de 2015. ©Miki López/La Nueva España

Sofía Castañón. Avilés, 3 de diciembre de 2015. ©Miki López/La Nueva España


Con tanto calor en diciembre los 8 grados de este 13 de enero me parecen temperaturas polares. Menos mal que los acontecimientos políticos que nos rodean me hacen hervir la sangre y paso del frío al calor solo con leer los titulares de prensa con los que me desayuno cada día. Hace años, cuando me daba cuenta de lo poco que pintábamos e importábamos Asturias y los asturianos en el conjunto global del estado español, era el primero en envolverme en la bandera nacionaliega como bálsamo para la indiferencia. La injusticia en las diferentes varas de medir que se aplicaron entre otras cosas, a las culturas propias de las comunidades autónomas, nos colocó en esa segunda división regional que nos dejó desprotegidos y a merced de los caprichos de las que se alzaron con el título de “históricas” y que, lógicamente, solo miraban pa su culo. Y a partir de ahí el propio debate interno desahució a la propia llingua asturiana que, paradójicamente, se ganó en muchos asturianos el mayor de los rechazos y repulsas con los consabidos argumentos de “lengua muerta y/o inventada. Los mismos asturianos que, obligados a emigrar a esas comunidades “históricas”, tuvieron que tragar escolarizando a sus propios hijos en un sistema educativo que lógicamente “imponía” el tesoro de su lengua vernácula, tan inventada como la asturiana. Ahora miro a los catalanes, ahogados en un proceso separatista autodestructor con aliados que tienen más de enemigos que de socios. No se yo como va a terminar eso. El caso es que un país que lo tenía todo, se la juega todo a la carta del independentismo. Allá ellos. Desde luego no es nuestro caso. Yo me quedo con el gesto que tuvieron hoy los diputados de Podemos por Asturias, Sofía Castañón y Segundo González, prometiendo su cargo en el congreso en llingua asturiana por primera vez en la historia, algo que debería estar totalmente al margen de ideologías políticas. Ya podían tomar ejemplo los demás. Oficialidá, aunque sea por dignidad. Gracias otra vez Sofía. Yes la númberu unu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s