Tiempo de extremos

La guardada, San Esteban. Muros de Nalón. 9 de enero de 2016. ©Miki López

La guardada, San Esteban. Muros de Nalón. 9 de enero de 2016. ©Miki López


Empezamos el año con un temporal de agua que parece que ha terminado con la epidemia de incendios que tiñeron Asturias de negro en los últimos días de 2015. Parece que la lluvia nos ha devuelto a la normalidad de nuestros cielos plomizos y de un Cantábrico embravecido. El invierno quiere volver a ser invierno en una tierra cansada y envejecida, que espera el milagro de una recuperación económica quizás auspiciada por la revalorización de nuestro potencial turístico, agropecuario e industrial. Palabras fáciles de escribir pero difíciles de concretar en un contexto social aletargado por dos convocatorias electorales que dejan un clima de incertidumbre en España en general y en Cataluña en particular. Pero bueno, no hay que ser pesimistas. Pese a ese grandonismo que nos caracteriza que, por cierto, tiene más de defecto que de virtud, quiero creer que seremos capaces de remontar por nosotros mismos sin esperar a que nadie nos saque las castañas del fuego. Fuimos un pueblo siempre solidario con todos menos con nosotros mismos. Será hora de ir despertando, igual que lo está haciendo este invierno tardío. Nunca queda allá. Bienvenido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s