Prisas, luces y sombras

Anciana. Gijón, 2 de julio de 2015.  © Miki López

Anciana. Gijón, 2 de julio de 2015. © Miki López

Me bajé a la carrera del autobús y encaminé mis prisas dirección al taller de David. Necesitaba mi moto, el único medio de transporte que ese día me daba medias garantías de poder cubrir la interminable lista de fotografías que pitaban desde mi teléfono móvil. En esa carrera estresante emboqué la calle Fray Luis de León, arrastrando en mi carrera la cámara, la bolsa y la chaqueta. En la distancia vi a una anciana apoyada en su muleta y en la pared de un edificio, iluminada por el único rayo de sol de la tarde que se colaba entre los dos edificios de la acera opuesta. Sentí envidia de esa tranquilidad, pero en mi estrés enfermizo, en mi manía de fotografiar todo lo que me llama la atención, hice una rápida medición puntual con el fotómetro de la cámara y no pude evitar hacerle una foto sin detener la marcha. Lo dicho. Es una puta enfermedad.
-“Que coño fairá este rapaz….a la carrera y sacándome una foto…esta juventud!
Ay señora…si usted supiera.
Y seguí corriendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s