Desde la reja

Monjade clausura. Oviedo, 28 de marzo de 2015. © Miki López

Monjade clausura. Oviedo, 28 de marzo de 2015. © Miki López

Una monja tras el enrejado del su convento. Una mujer entregada voluntariamente a un encierro físico en un firme convencimiento de libertad espiritual. Una paradoja de esas difíciles de explicar desde el mundano existir de los laicos que no entendemos otro encierro que el castigo obligatorio de asesinos, ladrones o gentes a los que la propia vida ha colocado de forma más o menos injusta tras los barrotes  de la desdicha. El caso es que el encierro, ya sea voluntario u obligatorio obliga a ver la vida desde un único punto de vista, desde la ventana impermeable de la sociedad de la que se aíslan personas tan diferentes y tan iguales. Personas que sienten, se conmueven y que ven la vida desde la extraña seguridad de unas celdas que se conciben de formas tan distintas. La celda del cuerpo que libera el espíritu. La celda del espíritu que, tachando el calendario, termina liberando el cuerpo. Al final lo único importante es la libertad. Que no falte.

Anuncios

Un pensamiento en “Desde la reja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s