Lost in the Storm (Part I)- La noche fría

Tormenta en la noche. Valle del Lago (Somiedo). 3 de febrero de 2015. © Miki López/La Nueva España

Tormenta en la noche. Valle del Lago (Somiedo). 3 de febrero de 2015. © Miki López/La Nueva España


La noche había sido larga y fría después de que, sobre las cuatro de la madrugada, el fuego consumiera los últimos restos de leña que quedaban en el cesto. La tormenta cortó el suministro eléctrico sobre las 11 de la noche y El Valle del Lago aguantaba a oscuras las embestidas del mayor temporal de nieve que recordaban sus vecinos más ancianos. En el exterior el termómetro bajaba de los -4º C y y la ventisca azotaba las hojas de las ventanas con violencia, mostrando la cara más dura de un invierno como los de antes. El frío espabiló mi duermevela. Los últimos rescoldos de la chimenea se apagaban y el calor huía por todas las rendijas de la casa. En uno de sus gélidos soplidos el aire abrió la ventana mal cerrada de la cocina escupiendo ráfagas de nieve en polvo al interior de la casa. Saltando del sofá alcancé a cerrarla con toda la rapidez con la que fui capaz.
Nevada. Valle de Lago (Somiedo). 3 de febrero de 2015. © Miki López/La Nueva España

Nevada. Valle de Lago (Somiedo). 3 de febrero de 2015. © Miki López/La Nueva España


Miré al exterior. Pese a la ventisca el resplandor de la luna permitía vislumbrar los perfiles de los portillos enterrados ya en más de un metro de nieve. Eran las cinco de la mañana y la naturaleza seguía enfurecida haciendo gala de su omnipotente poder. Deseché la idea de bajar a la cuadra a por más leña. Sin linterna y con la nieve amontonándose sobre la puerta no me parecía la mejor idea a esas horas de la madrugada. Cogí mi “Northface” y recostándome en el sofá esperé al amanecer. Sobre la mesa que había frente a la ventana reposaban joyas de la tecnología en forma de cámaras, objetivos y portátiles con las baterías agotadas. Miles de euros totalmente inútiles en medio de la tormenta. El teléfono solo servía de reloj. Ni una sola vibración de wasap, ni mail, ni face en las últimas 5 horas. El síndrome de abstinencia Periodista 2.0 comenzaba a hacer mella en mi y pensé con cierto temor en la bendición de un apagón digital y en las teorías de la conspiración de “Cuarto Milenio” mientras la luz de la mañana parecía reconfortar el espíritu urbanita que llevo dentro. La tormenta dio tregua sobre las 8 de la mañana. Y de pronto silencio. Un silencio absoluto. “Dios, esto ye el fin del mundo” pensé. El crujido de una madera en la habitación de al lado rompió la antesala del Armagedón.
-Marcos…¿que tal?
-Pufff… ¡Congelao!
-Ya somos dos colega. Seguimos sin luz…
-Pues creo que tenemos un par de páginas pa hoy.
-Como no venga la luz, vamos escribir en la nieve. Las fotos que se las imaginen.
-López, no crees en los milagros…
-Después de esta noche me creo cualquier cosa.
….continuará

Anuncios

2 pensamientos en “Lost in the Storm (Part I)- La noche fría

  1. La vida en estado puro y eso deja mucho tiempo para pensar que somos y que cosas son imprescindibles para vivir.
    Esperamos la segunda parte de vuestra vivencia (habrá más?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s