Luces y sombras para 2015 (a mis foteros del alma)

2015, como todos los años, será imprevisible, cojonudo para unos y desastroso para otros. En este juego de azar, si se cumplieran todos mis deseos primordiales, ya no sería necesaria la Seguridad Social, ni las oficinas de empleo, ni los cursillos del INEM. Todo lo demás cada día me parece más prescindible. Para mi familia, después de unos años muy malos, solo deseo que las cosas sigan como terminan en este 2014. Mis mejores deseos para esos compañeros y amigos a los que la suerte no sonríe y que son incapaces de ver esa luz al final de un túnel demasiado largo. Me acuerdo de vosotros muchas veces por ser grandes personas, grandes profesionales, algunos incluso verdaderos maestros de este oficio que parece que ya lleva demasiados años en caída libre y transformación continua.

Sombras. El Fontán, Oviedo. 22 de diciembre de 2014. © Miki López

Sombras. El Fontán, Oviedo. 22 de diciembre de 2014. © Miki López


Pase lo que pase en el futuro, el tiempo os dará la razón porque vuestra labor sigue presente en las imágenes que removieron conciencias, que conmovieron los espíritus más insensibles y que son historia de una sociedad que hoy vive sobresaturada de la mediocridad que impera entre la gratuidad de la red, desvirtuando un trabajo que nos quita salud e ilusión y que algunas empresas del sector están poniendo al borde de la extinción. Porque no olvidemos que esto es un trabajo. Tristemente sabemos y sufrimos en nuestras carnes que ahora vale cualquier cosa siempre que sea gratis. También sabemos que el efecto boomerang está siendo arrollador. Pido para todos el sentido común que permita salvar no solo nuestra labor profesional, sino también el canal que consigue que las verdades contadas con textos e imágenes de calidad lleguen con todo el peso de su veracidad a unos lectores que cada día nos valoran menos precisamente por esa falta de profesionalidad que denota las mala calidad de la información. Asistimos impotentes a un suicidio colectivo difícil de explicar. Y para los que tenemos la suerte de seguir en el tajo, pido ilusión, mucha ilusión para remar contracorriente desde nuestro periódico, desde nuestro blog, para buscar cada día las ganas de conseguir el milagro de seguir formando parte de la mejor profesión del mundo, para seguir siendo el ojo indiscreto que se revelará contra las cada día más comunes trabas y leyes mordaza que quieren dar la puntilla al periodismo del siglo XXI. Quizás no nos queden medios, seguramente los tiempos tengan que seguir cambiando, pero la esencia de lo que somos, contadores de historias, retratistas de sentimientos, pintores de realidades incómodas, seguirá dentro de todos y cada uno de nosotros. A fin de cuentas es algo que se lleva en la sangre.
Feliz Navidad foteros. Las luces y las sombras son inevitables, como los sentimientos. Se os quiere, eso también es inevitable.

Anuncios

Un pensamiento en “Luces y sombras para 2015 (a mis foteros del alma)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s