Aprendiendo a levantarse

Iyán. 2 de noviembre de 2014.  © Miki López

Iyán. 2 de noviembre de 2014. © Miki López

En esta casa tenemos la gran suerte de que el judo sigue dándonos lecciones de vida. Me explico. Avilés congrega uno de los grandes espectáculos relacionados con este deporte desde hace ya 14 años. Cita ineludible para las mejores canteras de este arte marcial con categoría internacional.

Iyán. Avilés, 2 de noviembre de 2014.  © Miki López

Iyán. Avilés, 2 de noviembre de 2014. © Miki López

Iyán, 2 de noviembre de 2014.  © Miki López

Iyán, 2 de noviembre de 2014. © Miki López

Mi hijo Iyán competía oficialmente por segundo año consecutivo, con unas enormes expectativas después de haber conseguido un merecidísimo bronce nacional en la temporada pasada. Entrenó duro, con ganas e intensidad, totalmente entregado a una pasión por un deporte que comenzó a practicar casi con los pañales puestos. Dos meses de un trabajo físico y mental difícil de compaginar con unos estudios a los que hay que añadir un mayor sacrificio en horas de tarea de más y horas de esparcimiento de menos solo para poder seguir entrenando. Iyán era consciente de que precisamente él era uno de esos rivales a batir en este gran torneo que es el Villa de Avilés. Las noches previas tenía un nudo en el estómago. Los nervios comenzaban a incomodar como tantas veces en otras competiciones, pero esta vez quería hacerlo bien porque era el torneo de su club, el de sus compañeros y entrenadores, el de su otra familia.
Y allí se plantó, con ese judo técnico que le enseñaron Carlos y Omar desde pequeñito, con un saber estar en el tatami digno de gran madurez, con un enorme respeto por el contrario inculcado por entrenadores y compañeros de un deporte del que seguramente jamás podrá llegar a vivir profesionalmente por muchos éxitos deportivos que alcance en su vida. Comenzó muy bien, tres combates, tres ippones a favor que le daban confianza para afrontar la fase más dura del torneo.

Iyán y sus amigos del Juso Club Avilés.  © Miki López

Iyán y sus amigos del Judo Club Avilés. 2 de noviembre de 2014 © Miki López

En el cuarto Iyán dominaba. A 20 segundos del final ganaba sin complicaciones y posiblemente un exceso de confianza y el buen hacer en el suelo de su contrincante terminó con una inmovilización que le dejaba fuera de la lucha por el oro. Las lágrimas hicieron acto de presencia al haber acariciado las semifinales, decepcionado consigo mismo, su cabeza trató de centrarse en el bronce y era necesario ganar tres combates más, los dos primeros a punto de oro. Otra presión añadida. Primera repesca, otro ippon. Solo quedaban dos. El cruce muy difícil con un rival muy alto y tremendamente físico que llevó la inciativa todo el combate y que Iyán no supo contrarrestar. De pronto un yuko y se acabó. Acostumbrado a ganar, Iyán se quedó en el suelo mirando al techo del pabellón, hundido como pocas veces le he visto. Su rival celebraba el merecido éxito con su entrenador. Sin ninguna duda había sido mejor en ese combate final y el chico terminaría por llevarse el bronce. Iyán se levantó y al salir del tatami volvieron a llenársele los ojos de lágrimas. Sus compañeros del Judo Avilés salían a su encuentro para consolarle como tantas veces había hecho él con muchos de ellos. Le abrazaban, le animaban pero no encontraba consuelo. La derrota en su torneo había dado paso a un combate consigo mismo. Uno de los judokas juniors, a los que tanto admira, le animó y le recordó que había hecho un gran torneo, que el deporte tenía estas cosas y que había que levantarse para volver a pelear. A las dos horas volvió a ser un niño. Corría por el tatami, jugaba con sus amigos y animaba a su hermano y sus compañeros en el torneo por equipos alevín.
Por la tarde merendábamos en el Mcdonalds olvidándonos de los pesos y las presiones.
-Papá, ¿te dijo Carlos cuando es la próxima competición?
Había comenzado a levantarse. Una lección más para la vida. Enhorabuena Iyán.
Como me gusta ese deporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s