El símbolo

Un minero fotografía a Jose Angel Fernández Villa delante de una barricada en Montico. Mayo de 2012.  © Miki López/La Nueva España

Un minero fotografía a Jose Angel Fernández Villa delante de una barricada en Montico. Mayo de 2012. © Miki López/La Nueva España

Para muchos asturianos, para este pueblo nuestro al que tanto le gusta la simbología, lo de Villa va mucho más allá de la crónica habitual de corruptela en este país de chorizos e impresentables. En España da la impresión de que no te puedes fiar ni de tu padre, aunque este vaya disfrazado de salvador proletario envuelto en la bandera roja del socialismo más puro. Un puño en alto y el otro aferrando cientos de miles de euros que vete tu a saber de donde coño salieron. En las últimas movilizaciones mineras, aquellas que arrancaron por mayo de 2012, asistí perplejo a la ceremonia un tanto esperpéntica del encendido de una barricada por parte de Fernández Villa. Fue como el chupinazo de una fiesta. Aquellos mineros que le rodeaban hacían cola para fotografiarse con el líder sindical, envueltos en el negror del humo y el pasamontañas, orgullosos de su pertenencia a la más pura de las razas de los trabajadores asturianos. Aquellos tipos miraban con orgullo al hombre que era leyenda viva del sindicalismo minero asturleonés. Era evidente que le seguirían hasta la muerte. Nadie podía sospechar que aquel que marcaba sus pasos, el mismo que ese mismo día se enfrentaba a cara descubierta a una Guardia Civil casi temerosa ante su presencia, tenía en mente acogerse a la amnistía fiscal que ofertaba el gobierno de Rajoy. Y no eran cuatro duros. Hablamos de millón y medio de Euros.

Rueda de prensa en la FSA en la que Javier Fernández da cuenta de la expulsión de Fernández Villa de las filas del PSOE. © Miki López/La Nueva España

Rueda de prensa en la FSA en la que Javier Fernández da cuenta de la expulsión de Fernández Villa de las filas del PSOE. © Miki López/La Nueva España

No es fácil digerir esa situación. Es evidente que los mineros, más que nadie, necesitan una explicación. Y el resto de los asturianos también, porque si aquel día saben lo que hoy nos han contado los medios de comunicación, es posible que no solo ardiesen las ruedas de caucho en las barricadas. En este miércoles negro, las caras de la FSA eran un verdadero poema. Creo que la de hoy ha sido la rueda de prensa más jodida para Javier Fernández, un hombre empeñado en remontar la pérdida de crédito de un socialismo asturiano acosado por una nueva izquierda en auge que gana escaños a diario con los patinazos del socialismo de “casta”. Lo de Villa, para ellos, es sencillamente una putada. Y para los asturianos de la simbología parece que hoy alguien nos ha cambiado la sidra por vinagre, la gaita por una trompeta y la santina por una streper del Model’s. Quien nos lo iba a decir. Cagon mi manto.

En la barricada con Villa. Fotos en http://www.mikilopez.com/fotos/villa/index.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s