Moteros

Motero.Posada de Llanes. 5 de gosto de 2014. © Miki López/La Nueva España

Motero.Posada de Llanes. 5 de gosto de 2014. © Miki López/La Nueva España


Sentir el roce del aire, los aromas húmedos de esta Asturias del millón de curvas que diría mi compañero Eduardo Lagar, es un placer indescriptible. Devorar kilómetros en silencio seguidos y precedidos por los compañeros de ruta que se esperan en los cruces dudosos o en aquella curva donde alguien plantó un bendito bar de carretera, es un ejercicio de compañerismo difícil de entender por el exclusivo conductor cuatro ruedas. Huimos de las autovías, buscamos el enredo de nuestras viejas rutas nacionales, las mismas que fueron escenario y tortura de tantos y tantos conductores hasta hace tan solo unos años. Disfrutamos de esos puertos enrevesados y sin quitamiedos que prolongan sus sombras en curvas trazadas a capricho de la imponente naturaleza que nos envuelve. Vigilamos la gravilla, los cruces peligrosos y más de una vez se nos “ponen de corbata” al cruzarnos con ese imprevisto en forma de perro o conductor despistado que aparece por arte de magia en la misma linea de nuestro trazado.
Sabéis de que hablo. Somos moteros, amantes de los espacios abiertos, viajeros de vocación y afición, capaces de asumir el riesgo de ser nuestra propia carrocería solo por el mero hecho de formar parte de estas maravillosas carreteras asturianas.
Uves a todos y feliz agosto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s