El tejo de Domingo

Domingo Miranda nació hace 75 años al lado del Tejo de Santibañez. Comenzó a trabajar también a su lado cuando apenas era un adolescente, construyendo el depósito de agua que se alza al lado de la iglesia. Levantó con sus propias manos una casa pocos metros más abajo del árbol centenario. Compartió con él la prematura muerte de su mujer, que le dejó solo al cargo de dos hijas de corta edad. Las sacó adelante metiéndose a picador en la mina, estudiaron y salieron fuera de Asturias por causas laborales.

Domingo Miranda junto al tejo. Santibañez de la Fuente (Aller). 30 de abril de 2014. © Miki López/La Nueva España

Domingo Miranda junto al tejo. Santibañez de la Fuente (Aller). 30 de abril de 2014. © Miki López/La Nueva España


Las visita de vez en cuando, pero ni por asomo se plantea alejarse del tejo de Santibañez, al que vio flaquear después de que a alguien se le ocurriera rodearlo con un muro de piedra y rellenar el espacio con tierra.
Pero ahora reverdece y Domingo presume de árbol. Del árbol con el que quiere seguir compartiendo su vida. Por dura que sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s