Un café en La Luna

Café. Calle La Luna.  2 de abril de 2014. © Miki López

Café. Calle La Luna. 2 de abril de 2014. © Miki López


No hace mucho que me aficioné al café. Y como casi todo lo bueno y lo malo que me pasa en la vida, la culpa la tiene este trabajo mío al que, aun después de tantos años, soy incapaz de desalojar de mi necesario espacio de tiempo personal. Las horas muertas, esos paréntesis en tierra de nadie de nuestra jornada laboral terminan, inevitablemente, por hacerte adicto a algo. Yo opté por el café, que paradójicamente te acelera para matarte lentamente. Total que aunque uno intente tomarse la vida con calma, resulta que acabas cruzando la puerta del bar con el firme propósito de pedir un descafeinao y la fuerza de voluntad desaparece con el aroma de grano recién molido.
-Ponme un cortao
Ya se jodió. Coges el periódico (otra vez el periódico) y lees los dos primeros párrafos de una noticia antes de que suene el teléfono. Anotas dos encargos más en la agenda, uno de ellos para estar al otro extremo de la ciudad en menos de 10 minutos y el cortao desaparece en medio segundo con un chutazo de cafeína demoledor. Se acabó el descanso, si es que a eso se le puede llamar descanso.
Quien pudiera tomar un café en La Luna. Pero en la de verdad.
Lo digo en serio.

Anuncios

2 pensamientos en “Un café en La Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s