Salir de casa

Este fin de semana me ha servido para desconectar de esta mi Asturias querida que tanto tiempo me absorbe en lo profesional y en lo personal hasta el punto de que ya no tengo una perspectiva fiable de lo que realmente vivimos tras estos montes cantábricos.

Plantación. Tarragona, 11 de enero de 2014.  © Miki López

Plantación. Tarragona, 11 de enero de 2014. © Miki López


 

Cogí el coche con Elsa y unos buenos amigos para seguir a Iyán y a sus compañeros del Judo Club Avilés camino de la Supercopa de España de Judo infantil que se celebraba en Tortosa. Nos volvimos con tres medallas y un montón de ilusiones gracias a la actitud y el buen resultado de estos judokas de 12 y 13 años que representan a su comunidad asturiana con un orgullo y una pasión que ya quisiera yo solo para la mitad de nuestra clase dirigente y gobernante.

Carretera Nacional. Tarragona, 11 de enero de 2014. © Miki López

Carretera Nacional. Tarragona, 11 de enero de 2014. © Miki López


Pero al margen de este sentimiento patriótico aliñado con el orgullo de ser el papi de todo un campeón de las artes marciales y al hecho de salir de casa y coger una autopista camino de esas carreteras de dios llenas de asfalto y de peajes desorbitados, vuelvo con esa sensación de hombre con suerte, hijo de una tierra privilegiada no solo en su paisaje natural, si no también afortunada en su panorama humano. Los asturianos, esos seres grandones de espíritu, de humor de espontaneo, capaces de reirnos de nosotros mismos pero incapaces de valorar en su justa medida todas las virtudes que tenemos que, aunque parezca mentira, las tenemos. .

Gasolinera. Tortosa, 11 de enero de 2013

Gasolinera. Tortosa, 11 de enero de 2013


Salgo de casa y veo esas tierras ocres de tonos mate que me hacen añorar al instante mis bosques, mis montes y mis ríos. Su luz brillante y sus verdes saturados. Sus aromas a salitre y tierra húmeda. Los sonidos de los bosques y las olas de su mar indomable. 

Y despierto de repente con un pepinazo de más de 100 euros en peajes que me dejan de piedra y me cortan la musa poética que me embargaba. Me doy cuenta que atravesar eso que llaman “Comunidades Históricas” sale por uno ojo de la cara. Lo mismo que una aduana que parece que, al final, es lo que verdaderamente se pretende. Bueno, por lo menos la gasolina es más barata. Creo…
Puxa Asturies, coño.

Anuncios

Un pensamiento en “Salir de casa

  1. ¡¡¡Puxa!!!. Y no es que estemos para tirar voladores pero cuando sales por esas tierras y ves lo que hay………. aunque tampoco por ello ha de perderse el norte y luchar por conseguir otra realidad mejor que SI ES POSIBLE!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s