Mal octubre

Cementerio y pozo San Antonio. Villanueva, Aller. 31 de octubre de 2007. © Miki López

Cementerio y pozo San Antonio. Villanueva, Aller. 31 de octubre de 2007. © Miki López

Octubre siempre sabe a poco. En Oviedo, desde primeros de mes, vivimos envueltos por todo lo que rodea a la ceremonia de los Premios Príncipe de Asturias. Llega el pueblo ejemplar y parece que la cosa se relaja. Salvo este año en el que las desgracias esperaron a que se fuesen los herederos de la corona. Aquí, además  de la resaca de premios, octubre nos deja el amargo sabor de boca de las tragedias de Tineo y Llombera de Gordón. Las desgracias nunca vienen solas. Hace un año, por estas fechas, lamentábamos el desastre del Madrid Arena, otra vez la muerte disfrazada de fiesta en una macabra noche de Halloween que se llevó por delante las ilusiones de unas crías que apenas comenzaban a vivir. Y nos devanamos el cerebro tratando de encontrar una explicación a tanta desgracia cuando en realidad la culpa es de esa lotería de la vida que indiscriminadamente decide a quien le toca el marrón de la muerte.
De aquí a un año, haya salud y suerte.
Feliz noviembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s