Eloy Alonso en SOTOgrafos

Quedan apenas unos días para clausurar SOTOgrafos. Lo hacemos con Eloy Alonso, con esas imágenes llenas de fuerza del maestro de fotoperiodistas que llegan al alma del espectador a golpe de vista. Es la virtud del ojo que ve más allá del propio momento, la maestría de congelar en una milésima de segundo la esencia de todo lo que rodea a un escena informativa. Escuchas las detonaciones de las armas de los antidisturbios, los silvidos de los lanzacohetes mineros. Hueles la pólvora y el gas lacrimógeno. Sientes el silencio de las cofradías de Semana Santa al mimo tiempo que irrumpe con fuerza el griterío de las hordas festivas de los Sanfermines. Sentir mirando. Ese es el secreto.

Eloy Alonso en SOTOgrafos. L'Arena, 30 de agosto de 2013. © Miki López

Eloy Alonso en SOTOgrafos. L’Arena, 30 de agosto de 2013. © Miki López


La semana pasada, los tres SOTOgrafos tomábamos un café a escasos metros de Puerta del Mar, sede de nuestra exposición en San Juan de La Arena. Como tantas veces la conversación acabó llevándonos a charlar sobre la situación actual del fotoperiodismo. Las consecuencias inevitables de la entrada de la era digital, como elefante en una cacharrería, en el mundo de los informadores gráficos. Nuestro trabajo se devalúa día a día, presa de la competencia desleal del “todos fotógrafos”, que invita a los medios de comunicación a prescindir de sus plantillas de redactores gráficos para llenar su páginas físicas y digitales de fotografías gratuitas, de escasa calidad y dudosa procedencia. Y ese ahorro del que se quieren aprovechar no dudo que será su pan para hoy y su hambre para mañana porque la calidad dictará su veredicto final.
Acreditación de Eloy Alonso expuesta en SOTOgrafos. © Miki López

Acreditación de Eloy Alonso expuesta en SOTOgrafos. © Miki López


Es posible que el fotógrafo de prensa sea una especie en vías de extinción. Al menos en su concepto tradicional. Pero mientras existan grandes periódicos, existirán grandes fotógrafos de prensa. Los medios que tiendan a conseguir gratis sus imágenes y su información, tendrán que entender que sus clientes no quieran pagar su mierda informativa. Y al final tendrán el mismo resultado que pretendían con sus trabajadores: cada uno para su casa. Triste final.
Pero viendo las fotos de Eloy Alonso expuestas en la antigua Casa del Mar de San Juan se te quitan las ganas de tirar la toalla porque todavía hay algo en ellas que va mucho más allá del mero hecho de apretar el botón de un disparador. Hay algo que llega a los sentidos del lector que repara en la foto, lee el titular y vuelve a la imagen para decidir, a continuación, enfrascarse en la lectura del artículo que ilustra. Muchas de esas imágenes se quedan grabadas en la retina de la sociedad, de esta sociedad multimedia que ha revolucionado nuestro concepto de la información y que nos hace vivir pegados a las pantallas de un ordenador, de una tablet o de un Smartphone. Pero si algo no ha cambiado y seguro que no cambiará es el arte de hacer sentir con una foto. Porque en definitiva es eso: puro arte. Como el de Eloy Alonso.
Y eso nunca será gratis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s