Manolo el ferreiro

Era una fría madrugada de enero de 2006. Me levanté muy temprano y cogí la Aprilia Pegaso de 650 que gastaba por aquellos años. Llegué a Vegadeo al amanecer después de cubrir los 110 kilómetros que separaban Avilés de la villa costera más occidental de Asturias. Los días claros de las mañanas de invierno siempre dan una luz dura y difícil de controlar. Al llegar a la siempre pintoresca ría del Eo, una calima espesa de apenas dos metros de altura cubría las vegas del río vistiéndolo de un aire misterioso y bucólico, propio de los oleos románticos de David Friedrich.

"Manolo Prieto en su fragua. Vegadeo, 31 de enero de 2006. © Miki López

“Manolo Prieto en su fragua. Vegadeo, 31 de enero de 2006. © Miki López


Conducir una moto al amanecer a menos de 4 grados centígrados por la rasa costera occidental de Asturias, revitaliza el cuerpo y la mente, aunque también te pone al borde de una pulmonía. Cuando paré el motor de la Aprilia me sentía genial. De pronto el frío desapareció y me puse a hacer fotos de todo lo que aquella incipiente luz invernal dibujaba en mi retina.
Sobre las 10 de la mañana llegó Lagar. Comenzamos callejear las calles de la villa sin un rumbo fijo. Al final de una cuesta empinada nos llegó el inconfundible y familiar aroma del carbón incandescente. Por las rendijas de una vieja puerta de cuarterón se colaba el intermitente repiqueteo de un martillo en un yunque. Eran los sonidos y el aroma de una fragua tradicional. Cruzar el umbral de aquella casa nos transportó en el tiempo, a una época en la que los artesanos eran las piezas vitales del desarrollo económico de los pueblos. Eran la base fundamental de la agricultura y la ganadería, del comercio de artículos de primera necesidad en las labores diarias, eran los guardianes de los secretos de la metalurgia, la cerámica, la cestería… Eran en definitiva la base de la vida de un pueblo.
Los hermanos Prieto nos enseñaron con orgullo su fragua, sus instrumentos de trabajo y los productos elaborados que, en su mayoría, vendían como souvenirs para los turistas.
Mientra hablaba, martilleaba una herradura al rojo vivo. De vez en cuando levantaba las pinzas que la sujetaban hasta la altura de su mirada para comprobar la perfección casi matemática de su curvatura. Me quedé hipnotizado con el ritual que terminaba con la ebullición del agua cuando sumergía la pieza en un recipiente metálico donde se enfriaba repentinamente.
Así fotografié a Manolo Prieto, uno de los últimos ferreiros de Vegadeo, que nos despidió amigablemente apoyado sobre el cuarto superior de aquella puerta de castaño que guardaba su fragua. Aquella puerta de cuarterón que guardaba el tesoro de uno de los últimos ferreiros de Asturias y que seguramente hoy ya estará cerrada para siempre

Anuncios

Un pensamiento en “Manolo el ferreiro

  1. A la atención de MIKI LÓPEZ…..

    Hoy 8 de agosto/2013, he visto tu exposición de fotografía en L´rena – Soto del barco. Me IMPRESIONÓ coño, ya conseguiste tu meta con la cámara, unas veces produces impresión, otras sobresalto, otras opinión otras estremecimiento, otras sacudida, otras emoción, otras excitación, otras cabreo, otras….yo que se…tocas todos los palos de sentir humano y me temo que sin darte cuenta, con mucha practica y claros objetivos ya llegaste.
    Yo me quedo con las fotografías de personas mayores (viejas) de las que su observación podría escribir 25 pag. sin levantar el bolígrafo y no me gustan las fotos distorsionadas….que le vamos hacer uno no es perfecto. Pero el camino ya lo andaste ahora te toca enseñar/educar/trasmitir.
    Me picaste la curiosidad y te he buscado en éste dichoso aparato diabólico (el ordeñador) y se puede escribir toda una historia de la realidad actual viendo tus fotografías del blok.
    Siento mucho que ese periódico (que compro casi todos los días) se este convirtiendo en una hoja parroquial lo que puede llevarnos a su desaparición (yo lo he dejado de comprar los miércoles) me indigna que los multimillonarios con sotana pretendan seguir catando siempre la misma vaca….coño que me desvío…
    Como te decía….¿que coño decía?. Somos pocos los que amamos el arte por lo que no esperes que acudan a ver tus fotografías pero que ello, no te desmoralice que hay otros que nos gusta lo que haces, aunque lo promulguemos con la boca pequeña entre los nuestros. Los otros están con Belén Esteban, Messi ó Bárcenas…que le vamos hacer…ye lo que hay.
    Lo dicho, ya sobrepasaste la meta….ahora te toca enseñar
    Un Saludo Miki

    Luis Miguel – San Juan de L´rena – 8 de agosto/2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s