Ibias

Cabras pastando en la cola del Embalse de Grandas a la altura de Riodeporcos (Ibias). Enero de 2006. © Miki López

Corría el invierno de 1992 cuando crucé por primera vez el Pozo de la Mujeres Muertas. Recuerdo que me cayó el “marrón” porque a ninguno de mis veteranos compañeros fotógrafos les apetecía sufrir semejante viaje de 4 horas desde Oviedo para cruzar por San Antolín de Ibias en dirección a Cecos. La carretera serpenteaba estrecha y peligrosa por sombrías laderas blanqueadas por el hielo. Recuerdo que al llegar al alto la lluvia hizo acto de presencia oscureciendo un valle al que coronaba un cielo plomizo y triste. Con todo, el paisaje era sencillamente sobrecogedor. La inmensidad del espectáculo me hizo parar el coche para hacer la primera foto. Tristemente todo aquel material se quedó en el desparecido archivo de La Voz de Asturias y pese a que repetí muchas veces aquella ruta, jamás volví a sentir aquella sensación de haber descubierto un mundo nuevo, el mundo mágico y secreto en el que todos los seres de la mitología asturiana habían decidido esconderse.

Bendito “marrón”.

Campanario de la iglesia de San Antolín de Ibias. Junio de 2012. © Miki López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s