Echarle huevos


Soy asturiano. Uno de esos afortunados que tienen la inmensa suerte de poder trabajar y de hacerlo en su tierra. Pero tengo familia y amigos al borde de la desesperación. Me siento un privilegiado que, de momento, observa esta terrible situación de crisis desde la barrera, con momentos de debilidad en los que uno tiene la certeza de que como la cosa siga así, el futuro de mis hijos, incluso el mío propio puede estar a miles de kilómetros de estas montañas que nos arropan.
Pero como soy asturiano, también tengo esa vena innata de rebelión ante la tiranía de un destino que por lo visto marcan los mercados. Me rebelo también contra eso, porque los mercados tienen cara. Y una cara muy, pero que muy dura. Los caraduras son los que nos venden recetas económicas que dejan a la clase trabajadora en escenarios decimonónicos ante la complacencia de eso que llaman Europa y que para mi va camino de ser una de las decepciones más grandes de la historia contemporánea.
La impotencia que supone la certeza que el poder político no podrá con los que mueven los hilos del poder económico, es precisamente lo que justifica los altísimos porcentajes de abstención en las elecciones del 25M.
Ni ententes PP-PSOE, ni salva patrias que presumen de plantar el roble de la regeneración política envueltos en una bandera asturiana a la que solo le falta el yugo y las flechas.
Antes estaba desencantado. Ahora estoy hasta los huevos. Y como yo sí que voté, exijo un pacto de gobierno real que muestre y demuestre que es capaz de tirar por un carro sin ruedas, estancado en el barro desde hace más de diez meses. Espero que a nadie se le ocurra darnos una tercera oportunidad y mucho menos a los que tuvieron la opción de hacerlo sin habernos hecho pasar por el costoso trago de unas elecciones anticipadas. Creo que nada menos que 2 millones de euros. Ya los pueden ir sumándolo a los fondos mineros que tanto utilizan como arma arrojadiza.
Antes de las elecciones de mayo las cosas pintaban mal. Después de las elecciones de marzo, siguen pintando bastos.
Yo al menos confío en esta tierra y en esta gente. De otras peores salimos, como siempre, echándole huevos.

Anuncios

Un pensamiento en “Echarle huevos

  1. Desde luego que saldremos de esta echándole huevos, pero …. ¿no saldríamos un poco primero cortando los huevos a unos cuantos “acojonaos” y arrimandolos a los nuestros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s