Calendarios sin escrúpulos

Marzo de 2012. © Miki López
Ayer no fue un día fácil. Trabajas desde muy temprano para tratar de adelantar toda la tarea antes de que llegue esa ola diaria de informaciones a cubrir al filo del mediodía. Un compromiso personal me hace exprimir las horas hasta el punto de quedarme sin comer y enlazar directamente con esas fotos imprevistas de primera hora de la tarde que inevitablemente me impidieron asistir al funeral del compañero Vélez. Sé que lo entenderá esté donde esté y espero que no me lo tenga en cuenta porque sabía del aprecio que le profesaba y no creía justo asistir pasándoles el trabajo a otros compañeros que mantuvieron mucha más relación con él a lo largo de todos estos años.
Sigo apurando el día con más pena que gloría porque hay determinadas épocas del año en las que uno no está para fiestas aunque lo que es evidente es que la vida continúa sin dar tregua, marcándonos metas distintas por las que sin duda merece la pena pelear.
Mis peques me felicitan en el día del padre por teléfono y yo no puedo dejar de pensar en mi compañera Elena Vélez que en esos momentos enterraba al suyo en el mismo día en que don José cumpliría 81 años. El destino depara a veces esas injusticias en nuestro calendario vital, mezclando penas y alegrías sin ningún escrúpulo.
En casa, descansando, repaso las ediciones digitales de los periódicos y de los partidos políticos hasta recalar en la web de Foro. La reseña como arma arrojadiza de la muerte de Vélez que utiliza el presidente en su mitin de Gijón para atacar a la dirección de La Nueva España, me revuelve las entrañas hasta el punto de la indignación. Como me enseñó mi madre, conté hasta diez y la ira se transformó en enfado para terminar en molestia y razonamiento. Porque la ira, entre otras muchas cosas, también conduce a la pérdida de escrúpulos.
Lo de ayer del presidente fue otra injusticia más del calendario. Que se le va a hacer.

Anuncios

2 pensamientos en “Calendarios sin escrúpulos

    • Paco, sabes que yo no tengo fondo pa odiar a nadie.Un poco de “pronto” si que tengo de vez en cuando, pero esto es más una cuestión de tacto y educación en una situación que fundamentalmente sufre la familia del fallecido. Bastante jodidos estarán ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s