Fin de verano

Atardecer. Ciudad Rodrigo (Salamanca), 22 de septiembre de 2011. © Miki López


Parece que el verano no quiere marcharse de Ciudad Rodrigo. Anoche, las terrazas de su plaza mayor, eran un hervidero de turistas, en su mayoría extranjeros, encantados de encerrarse en el interior de unas murallas que respiran historia por sus cuatro costados.

Noche en Ciudad Rodrigo (Salamanca). 22 de septiembre de 2011. © Miki López


Unas horas antes, vimos atardecer desde una de las garitas defensivas que coronan la entrada este de la ciudad. Si el verano no se ha ido, el otoño es siempre eterno en la llanura castellana. El sol se hunde sobre la lejana línea del horizonte casi como lo hace en los escasos días sin calima de nuestro bravo mar Cantábrico, mientras un agradable frescor comienza a inundar la recogida localidad amurallada.
A esa hora las pequeñas nubes que motean el cielo se recortan sobre el naranja intenso del atardecer. Una increíble sensación de tranquilidad llega con la noche al tiempo que las luces de las casas, poco a poco, comienzan a resplandecer como luciérnagas tras las ventanas.
El verano ha muerto. Viva el otoño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s