Enmascarados

Los tiempos cambian pero hay cosas que no tienen remedio. El miedo sigue siendo el medio de sometimiento y subyugación de masas preferido por los tiranos, y no hace falta mirar a Africa o Oriente Medio para hablar de tiranía. Allí el valor de la vida está tan devaluado como nuestro Ibex35.

Semana Santa. Avilés. 14 de abril de 2006. © Miki López


Tristemente, ellos y nosotros, vivimos con miedo. Unos temen perder la vida y otros sus ahorros, pero ya quisieran los unos estar donde los otros. Los occidentales somos hipocresía pura y dura. Nos hundimos en nuestras propias miserias neoliberales llegando al borde del suicidio colectivo de una comunidad que, hasta fechas no muy lejanas, nadaba en la abundancia económica sin importarle lo más mínimo los orígenes de su estado de bienestar.

Máscara de sidro. Valdesoto (Siero). 13 de febrero de 2001. © Miki López


Mirábamos y miramos a otro lado cuando consumimos productos que posiblemente son resultado de explotaciones casi esclavistas con sede en el continente asiático. Y ahora, que nuestro poder económico empieza a perder competitividad en favor de eso que llaman economías emergentes, nos cagamos de miedo. Del miedo a esos nuevos tiranos de nuestra sociedad ocultos tras la máscara de los mercados, que especulan a sus anchas por los parqués de las bolsas mundiales tratando de meter la mayor cantidad de dinero en el saco de unos pocos vaciando el de los demás. Y esos “demás” que eran ricos, ahora comienzan a ser los más pobres.
A los opresores tradicionales era fácil desenmascararlos. Al quitarle la máscara a nuestro tirano es muy posible que nos encontremos a nosotros mismos. Tiranos tiranizados.
La vida es dura, que diría Tomás Roncero.

Anuncios

2 pensamientos en “Enmascarados

  1. El final de tu texto me ha traido a la memoria a un profesor de Pensamiento Polítco, sus explaciones sobre el “tiranicidio” y un debate que duró semanas. Acertadísimo Miki. Un placer leerte

  2. Como siempre estoy de acuerdo con tus palabras y aunque mi pensamiento sea el mismo no dejo de reconocerme detrás de una de esas macaras. Un saludo amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s