Sólos

Un hombre cruza lDivisión Azul. Oviedo, 24 de julio de 2011. © Miki López

Oviedo, mes de julio. La ciudad empieza a convertirse en un museo de la soledad, en una ciudad que muere con el verano y renace en el otoño con fuerzas renovadas. No estoy acostumbrado a cruzarme con esas almas en pena, pobladores de una urbe fantasma que cruzan las calles tristes, tan vacías de coches como de prisas, aunque en algunos casos sus espíritus parecen disfrutar de ese desierto urbano y de su extraño silencio.
En las cafeterías, a esa hora de la tarde, los camareros fuman en las puertas abiertas al aire, mientras sus únicos clientes observan con aburrimiento una pantalla de televisión pálida y sin contraste, como si de otro fantasma se tratase.

Calle Matemático Pedrayes. Oviedo, 24 de julio de 2011. © Miki López


Terraza en la avenida de Galicia, Oviedo. 24 de julio de 2011. © Miki López


Aparcamientos vacios. Oviedo, 24 de julio de 2011. © Miki López


Fumando en la calle. Plaza de América, Oviedo. 24 de julio de 2011. © Miki López


Las plazas de aparcamiento vacías convierten las calles en avenidas, rompiendo el agobio de los ajetreados días de semana.
Los fantasmas muchas veces son espejismos. Un domingo de verano en Oviedo es el espejismo de una ciudad que duerme aletargada por el verano.
Hoy ya es lunes. Seguro que más de uno echará de menos la soledad.

Avelino

Barra de San Esteban. Desembocadural del río Nalón. 17 de julio de 2008. © Miki López


Nunca el cielo estuvo tan cerca del mar. Aquel amanecer fresco no hacía presagiar un día de julio caluroso, de los que terminan en una esporádica tormenta de media tarde. La lancha se balanceaba con suavidad, anclada a poca profundidad en uno de los arenales próximos al cabo que coronaba el viejo faro de Vidio. La banda sonora de la brisa del nordeste se completaba con el ligero chapoteo del agua que se colaba bajo el casco de madera y con algún graznido esporádico de aquellas gaviotas, presumiblemente blancas, que cruzaban el cielo sobre la línea del horizonte naranja con rumbo incierto.
Jamás el mar estuvo tan lejos del cielo aquella fatídica tarde de julio que el destino nos deparaba. El olvido no es rival para tus amigos.
Un abrazo desde aquí abajo compañero.
A la memoria de Avelino, pescador, hermano y amigo.

Armados hasta los dientes

Se me está haciendo eterno este curso político y eso que no nos da tiempo para aburrirnos. Creo que lo que me pasa es que ya estoy un poco harto de los tiras y aflojas de la derecha asturiana y de las caras de desconcierto, que dudan entre reír y llorar, en las sedes regionales de una izquierda desgastada.

Chus Neira en el pleno de constitución del ayuntamiento de Oviedo. 11 de julio de 2011. © Miki López


El caso es que nos quedamos abocados a un gobierno en minoría que lo va a tener muy jodido para encontrar soluciones a esta Asturias maltratada y desconcertada que intuye que lo que se le viene encima va estar muy lejos de ser un camino de rosas. Mucho me temo que nos esperan tiempos duros. El pleno del ayuntamiento de Oviedo de hoy puede ser un ejemplo a pequeña escala.
Ojalá algún día la clase política decida empujar en un único sentido para tratar de sacarnos de este pozo excavado en la sociedad de la opulencia que muchos no acaban de creerse. Las incongruencias políticas están al orden del día. Solo hay que leer los periódicos a diario para darse cuenta de que nadie habla de soluciones. Solo se habla de culpables.
Chus Neira hablaba por teléfono con el boli entre los dientes. En ese momento yo me imaginaba lo difícil que tenía que ser para él (y para todos) tratar de seguir la caótica sesión plenaria cargada de tensión y de acusaciones a tres bandas. Los barcos ya están emparejados y los cañones cargados.
Solo nos queda el abordaje.

La mejor sidra del mundo

Festival de la sidra de Nava- 10 de julio de 2011. © Miki López


La lluvia no deslució la fiesta de la sidra en Nava. Y menos en este año 2011 que, personalmente para mi, cierra todo un ciclo de homenaje al recordado Luis Foncueva culminado con un merecido premio a la mejor sidra del año en Asturias y en consecuencia, a la mejor sidra del mundo.

Botella de sidra Foncueva en el concurso de escanciadores de Nava. 10 de julio de 2011. © Miki López


Hace uno año que resumiamos en imagenes el cuidado proceso de elaboración de la sidra natural Foncueva en una exposición que inaugurada por estas fechas en el museo de la sidra y que supuso uno de los proyectos fotgráficos con los que más he disfrutado a lo largo de estos 20 años de profesión.

Escanciado sidra. Festival de Nava. Asturies 2011. © Miki López


Estoy contento con el resultado de la exposición, pero no hay foto que supere el tesoro de la amistad que nació de esa relación profesional con los Foncueva, paisanos de Asturias con mayúsculas, para los que la herencia de Luis en el cariño hacia la sidra culmina este 2011 con el galardón a la mejor sidra del año.
Este año de locura informativa me ha impedido pasar el tiempo que me gustaría haber compartido con Cele y David en el entrañable marco de su llagar saregano, pero no quiero dejar de pasar la ocasión para volver a agradecerles la extraordinaria acogida con la que me recibieron en su casa. En la casa de la mejor sidra del mundo.
Una vez más, va por Luis. Seguro que hoy estará orgulloso de haber dejado su llagar en tan buenas manos.

Enfriando sidra. Nava, 10 de julio de 2011. © Miki López