A un hombre comprometido (Eloy Alonso)

El trabajo de Eloy Alonso en favor de la memoria histórica no tiene precio. Es una suerte contar con ese ojo privilegiado para plasmar imágenes que desprenden una emoción tal, que es dificil no conmoverse ante ellas. Repaso una y mil veces las fotos de las fosas de la memoria y cada día me hacen sentir ese nudo en el estómago que provoca la angustia de la pena.

Eloy Alonso en el homenaje a la republica en el cementerio de Oviedo. © Miki López


Eloy llega al alma y si la herida duele se nota. Como siempre, el pasado 14 de abril se le pudo ver una vez más entre banderas republicanas y claveles rojos, buscando otra de esas imagenes cargadas de estética, sentimiento y compromiso con lo que uno cree. Eso sí, él sin hacerse notar. Eso ya lo hacen sus fotos.

Extraños en una procesión

Procesión de los costaleros de la cofradía de los estudiantes. 17 de abril de 2011. © Miki López


Ponerse a hacer fotos de las procesiones de Semana Santa es como dedicarse a coleccionar cromos de cosas raras. Yo lo de la pasión lo llevo bien en otros aspectos de la vida, pero en esto de la religión ya me cuesta un poco más entenderlo. Y si a los capiruchos, sotanas y señoras enlutadas, les pones por delante a los legionarios “novios de la muerte”, pues la cosa toma unos tintes tan subrrealistas que solo te queda ver la cabra volando.
Vistoso si que es, oye.

Periodista y legionarios. 17 de abril de 2011. © Miki López


Aguador de los costaleros de la cofradía de los estudiantes. Abril de 2011. © Miki López


Procesión de la cofradía de los estudiantes. Oviedo, 17 de abril de 2011. © Miki López


Procesión de la cofradía de los estudiantes. 17 de abril de 2011. © Miki López


Procesión de la cofradía de los estudiantes. Oviedo, 17 de abril de 2011. © Miki López


Costaleros de la crofradía de los estudiantes. Oviedo, 16 de abril de 2011. © Miki López


Cabra de los legionarios en la procesión de la cofradía de los estudiantes. Oviedo, 17 de abril de 2011. © Miki López


…. y la cabra aterrizó.

Homenajes

Miembros de APFA posan con la familia de Manu Brabo durante el homenaje de Caicoya, Puche y Vélez.


No hay mejor homenaje que el que te hace sentir la compañía de los amigos. La semana pasada un grupo de ellos nos reunimos para rendir honores a tres históricos del fotoperiodismo. El trío de ases estaba formado por Puche, Caicoya y Vélez, tres nombres que suenan a obturador de Leica, huelen a fijador agrio y saben a tabaco negro. Verlos juntos me encogía el corazón. La presencia de tres históricos de la fotografía de prensa atenuaba un poco la ausencia de Manu. Sus padres y familiares asistieron a la invitación que les cursó la APFA con una entereza esperanzadora para todos. Me cuesta creer que en el telediario de la mañana, uno de los de más audiencia de la mismísima televisión pública, no se hiciese ni una sola referencia al caso de nuestro compañero desaparecido en Libia. Y como me cuesta creerlo, no voy a caer en la tentación de olvidarlo. Si no lo dicen ellos, se lo recordaremos nosotros. Hoy, mañana, pasado y los días que haga falta porque a nosotros sí que tenemos voz para exigir a todos nuestros representantes políticos que hagan todo lo posible para traer a Manu a casa, con su familia y con su gente. Que a nadie se le olvide que está retenido por practicar y ejercer el derecho a la información, un derecho que nos hace más libres y que por eso es objetivo de la tiranía del que tiene mucho que esconder. Resignándome a creer que él y sus compañeros de cautiverio son moneda de cambio de este injusto mercado de intereses variopintos, sigo esperando la noticia más deseada. La noticia de que un compañero vuelve a casa.
Animo Manu. Aquí no te olvidamos.

Fernando Robles, Mario Rojas, Luisma Murias, Iván Martínez, Fernando Rodríguez Y Paco Paredes. Abril de 2011. © Miki López

Un post sin foto para Manu Brabo

Manu me esperaba de pie en mitad de la Plaza de España. Aquel tipo encorvado, alto y delgado podría dedicarse a cualquier cosa, incluso al fotoperiodismo. Habíamos hablado más de una vez por teléfono y desde aquel lado de la línea me llegaban las vibraciones de una persona entregada en cuerpo y alma a esta profesión de ingratitudes y tiempos perdidos.
Y no sé porqué, la gente especial se cubre de un halo de normalidad que cuando se disipa, muestran la grandeza de las personas capaces de arriesgarlo todo por vivir de acuerdo con unos ideales que muchos compartimos pero que la inmensa mayoría no tenemos los huevos de llevar a cabo.
Apurando la primera cerveza ya me había dado cuenta de que Manu no tenía solución. Era uno de esos individuos sin fronteras a los que el mundo se les queda pequeño y que han convertido su profesión en un estilo de vida que va mucho más allá de la crisis económica (y de valores) de nuestro indestructible y globalizado mundo occidental.
Terminamos la segunda caña con ganas de tomar una tercera y las que cayesen después, pero mi mundo fuera de horas de trabajo está tan condicionado por mis dos fieras de 7 y 10 años, que nos prometimos el resto de la cerveza para algún chigre de los de Gijón.
Hoy más que nunca deseo con todas mis fuerzas devolverle esa visita y brindar por su salud y la de todos los colegas que se juegan la vida cada día por hacernos a todos más libres llevando su profesionalidad mucho más allá de lo que dictamina el sentido común.
Por ti compañero dejo este post sin foto. Pero solo será hasta que inmortalicemos ese brindis en cualquier bar de Xixón. Creo que te toca pagar a ti, pero por mi madre que cuando llegues pago yo. Las que haga falta (ya buscaré con quien dejar a los guajes)
Bravo Manu Brabo. Aquí se te echa de menos.
P.D.- No tardes, que quiero colgar esa foto ya.

A tus zapatos

Me pilló por sorpresa esto de Zapatero y como no tengo ánimo de hacer leña de árbol caído, deseo que de hoy a final de legislatura, sea capaz de enderezar un poco la deriva económica en la que nos vemos perdidos (y acojonaos). Ha sido una sabia decisión, aunque yo hubiese esperado a las elecciones del 22M. Quien sabe…incluso puede ser hasta una estrategia política.
Bye, bye

Jose Luis Rodríguez Zapatero se despide tras el acto político de presentación de las candidaturas socialistas a las elecciones municipales del 22 de mayo. La Corredoria, 19 de febrero de 2011. © Miki López