Sagardoa

Unai Agirre sirve sidra en un bar de Astigarraga. © Miki López/La Nueva España


No sé yo si Andrew Hickman puso el titular al artículo que publicó en el prestigioso diario británico “The Guardian”. “Spain’s Top 10 Cider House”. Ya tuvo mala leche con ese titular en zona Abertxale. Y tiene huevos la cosa. Resulta que los que nos mosqueamos somos los asturianos por no leer la totalidad de un artículo que salvo por ese desafortunado titular, en ningún momento hace un topten de la sidra en territorio peninsular. De hecho se queda únicamente en el entorno de San Sebastián, y así lo remarca claramente en el desarrollo del artículo.

Javier Zabalegui en su sidrería. © Miki López/La Nueva España


De todas formas lo que si quedó claro es que los vascos tienen una especial habilidad para venderse y promocionarse, virtud de la que carecemos en una Asturias con tal grandonismo que nos hace caer continuamente en el complejo de inferioridad.
Pues con todo este revuelo provocado por mister Hickman o por el espabilao que puso título al reportaje, allí nos plantamos en Astigarraga, templo vasco de la sagardoa, donde los llagares brotan por todas las esquinas como las setas en otoño. Iba yo condicionado por un desafortunado encuentro con una botella de sidra vasca que me sacudió el paladar con un sabor tan amargo como desagradablemente inolvidable. Bien es cierto que dicho encontronazo tuvo efecto hace ya más de una década y puedo garantizar que hizo bueno otro con una sidra bretona aderezada con granadina que conseguí tragar a duras penas un caluroso día de verano en una terraza de Quiberon.

Vasos de sidra en el comedor de la sidrería Sarasola. © Miki López/La Nueva España


El sabor de esas sidras que mencionaba el periódico británico me dejó totalmente sorprendido. Un taste a sidra asturiana con un punto de acidez y algo menos de gas en el paladar hizo muy fácil el trago. En la barra, la sensación de estar tomando una sidra sin compartir el vaso era un poco rara, pero está claro que este sistema tiene muchos menos inconvenientes que nuestro escanciado tradicional. No salpica y por lo tanto no ensucia. Y eso es un valor añadido de cara a la exportación.

Sirviendo licor de sidra en el museo de la sidra de Astigarraga. © Miki López/La Nueva España


El vaso es el mismo y el escanciado va sobre el culo y no sobre el canto. Las espichas son idénticas a las de aquí. De hecho los toneles son asturianos. Y lo que sí es espectacular es la calidad de los productos que acompañan a la sagardoa en el tradicional txotx (espicha). Bacalao, pimientos, carnes rojas y quesos son los protagonistas de un auténtico festín sin límite de sidra por unos competitivos 30 euros por persona.

Joaquín Basurto descorcha una botella de sidra en su bar de Astigarraga. © Miki López/La Nueva España


No hay problema. Son dos productos distintos en los que la calidad está en el paladar de los consumidores. Eso sí, no tendríamos perdón si una comunidad vecina consigue promocionar nuestras propias y tradicionales formas de producción y consumo hasta el punto de que sea esa misma gente de fuera de la península, la que le atribuya su origen al propio territorio vasco. Tengo muy claro que los únicos culpables seriamos nosotros.
Los vascos, sencillamente, hacen lo que saben: buscar calidad y saber venderla. A ver si aprendemos.
Más fotos en el inicio de www.mikilopez.com

Anuncios

2 pensamientos en “Sagardoa

  1. Jo, se agradece un post que no se limite a decir que la sidra guipuzcoana ye puxarra y que ‘a nosotros nos van a enseñar’. Tu lo has dicho, ese grandonismo no es otra cosa que una forma de esconder un complejo de inferioridad tremendo. Ya lo decia esti paisano en su blog: http://acurti.es/CUl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s