…y todo el mundo pa su casa.

Galardonados con los Premios Principe de Asturias 2010. © Miki López/La Nueva España


Estoy orgullosísimo de ser de provincias. Pero mucho me toca los santísimos que me traten como provinciano. Todos los años se queda uno con la boca abierta con la cantidad de tonterías que confluyen en la gloriosa semana de los Premios Príncipe de Asturias. La Fundación que los gestiona tiene sus fallos, pero es algo que no deja de ser lógico y normal en una institución que lleva el peso de un acontecimiento como este. Pero lo del cortejo real compuesto por guardaespaldas, fotógrafos oficiales con la M de Madrí y demás enteraos de turno que no hacen más que tocar los huevos, no tiene perdón de Dios, ni del Papa, ni del Rey. Hasta el miércoles todo iba bien: premiados, ruedas de prensa, entrevistas, saludos y buen rollo. Pero…ay amigo!!! llega el jueves y sus altezas hacen acto de presencia ante sus bajezas a las que a su vez controlan sus “mediezas” que son los jefes de seguridad, personajillos por encima del bien y del mal que deciden donde te pones, como te tienes que mover y hacia donde tienes que enfocar siguiendo unos criterios que empeoran la situación año tras año. Ahí van dos ejemplos:
1º Jueves 11:15 AM. Llegan los Principes de Asturias. Media hora antes, un señor repeinado, regordete, resabiado y con cara de pocos amigos, dice que hay que pasar un control de seguridad que hay dentro del Hotel Reconquista, una especie de tunel de lavado por el que entras republicano y sales monárquico y capacitado pa volver a coger la misma posición que tenias antes, justo delante de una valla de plástico donde un amigo te aguantaba la cazadora mientras tu hacias el “paripé” y en la que tranquilamente podías haber guardado el pistolón Magnum de 45 mm con munición suficiente como pa cargarte hasta los porteros del hotel de un solo disparo . Desde luego, lo que quedeba claro es que las cámaras solo disparaban fotos y que pa ser jefe de seguridad ye fundamental quedase al menos a 20 puntos de lo considerado como normal en un test de inteligencia.
2º Jueves 12 A.M. Comienzan las audiencias de los “Príncipes del Pueblo” que diría Villa (SOMA-UGT, tócate las narices). Son en la primera planta del hotel. Desde ese punto se domina todo el hall del Reconquista y todos los años se hace una foto del ambiente que se aprecia desde esa altura. Este año no.
-No se pueden hacer fotos hacia abajo.
(Coño. Esa frase parez que me suena)
Y el compañero Luisma hace lo que puede y lo que le dejan.
A la misma hora yo estaba en la planta baja de ese mismo hall que Luisma miraba desde la altura del primer piso. Veo a la princesa asomar por esa planta alta. Levanto la cámara, y de repente se cruza otro de esos maromos del club del pin y el pin-ganillo.
– No se pueden hacer fotos hacia arriba
(otra vez la frase!!!)
Joer!! ni picao ni contrapicao. Todas la fotos al ras, planas y pa todos igual. Me encanta esto de ser fotoperiodista independiente en un país monárquico y democrático.
Todos estos esfuerzos por conservar a golpe de control la buena imagen de estos futuros reyes, seguro que es contraproducente- Y lo digo porque a mí me molesta que se me diga que es lo que puedo hacer, sobre todo si me encuentro en una zona para la que estoy acreditado y sin que exista un código de actuación para hacer fotos a los componentes de la casa real, total que se me sube el republicanismo a la cabeza por segundos
¿Que les pasará por la cabeza a sus realezas cuando ven como una veintena de fotógrafos se disputan un metro cuadrao para tratar de hacer la tradicional foto de familia con los premiados?. La verdad es que sonríen pero a mí particularmente no me hace ninguna gracia porque muchas veces estamos al límite de llegar a las manos por esa tontería de foto que aparece arriba y que mejor hacía el fotógrafo de la casa real o la agencia EFE para distribuir a todos los medios y así nos evitábamos todos el mal rollo.
Total,que creo que nosotros, fotógrafos y cámaras de televisión, formamos parte del atrezzo glamuroso. Somos como piezas de un pesebre que quedan muy monos ahí colocaos peleándose por coger posiciones para hacer la misma foto año tras año. Así que ye lo que hay. Menos mal que este evento ye como la gripe: dura siete días o una semana, que decía mi güela. Y da igual lo que tomes, sencillamente hay que pasarla.
Todo el mundo pa su casa.

Anuncios

2 pensamientos en “…y todo el mundo pa su casa.

  1. Genial amigo no se podía haber dicho mejor…estoy contigo al 101%
    Son una auténtica nulidad todos ellos…con la cantidad de parados que hay en este país.
    Yo tan vez lo hubiese contado con más palabras…pero la mitad de ellas serían insultos muy graves que me haría peligrar mi estabilidad laboral y hasta visitar Villabona…que es la cárcel de asturias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s