Gitana

Gitana, Villalegre. 1999. © Miki López


El cambio de Avilés es algo espectacular. Hace poca más de diez años andábamos envueltos en plena lucha pro erradicación del chabolismo: Villalegre, Divina Pastora, La Maruca… eran nombres asociados a suciedad, chabolas, miseria y drogas en un ambiente tan degradado que adentrarse en aquellos gigantescos poblados era una aventura solo apta para valientes o curiosos inconscientes.
Hoy, amparados por la sombra del imponente Niemeyer, del remozado paseo de la ría o del impecable casco histórico, este retrato de uno de aquellos últimos chabolistas, tomado casi en el centro de lo que hoy es un nuevo centro residencial, me recuerda mucho a aquellas placas fotográficas que los pioneros de la fotografía americana tomaban de los legendarios jefes indios que habían vivido en libertad en las mismas tierras en las que hoy se levantan gigantescas metrópolis urbanas.
Gracias a Dios los tiempos siguen cambiando. Aunque no para todos.

Anuncios

4 pensamientos en “Gitana

  1. A mí me recordó a esas fotos de los grandes jefes de tribus perdidas de la mano de Dios.

    Y como bien dices, esas chabolas ahora se han convertido en edificios, parques, supermercados…

    La vida cambia. A veces no sabemos si para mejor o para peor, pero cambia.

    Un abrazo desde la capital.

  2. Repasando tu facebook, fascinado por las instantáneas de la naturaleza y de la humanidad que cuelgas y aprendiendo de las reflexiones que te dictan (“palabras para una imagen” he titulado yo algún proyecto de publicación en que los comentarios acompañan, como la sombra al cuerpo, a ciertas fotografías geniales de compañeros sobre realidades no siempre -pero a menudo- sangrantes, insoportables, que nuestro fondo editorial atesora) lo que ves, captas, registras y legas, he encontrado a esta “Gitana de Villalegre” (siempre la paradoja: el nombre designa algo diametralmente contrario de lo que la realidad nos muestra). Su visión y la lectura del texto que acompaña a la fotografía de esa romí purí (vieja gitana) que rebosa sufrimientos vividos y heredados y , al tiempo, una infinita, indisimulable dignidad, bien pudiera hacernos rumiar en mil y una direcciones o registros del pensar. Si debo elegir una trocha, desechando otras, se me ocurre que, al igual que con las “reservas indias”, con ese abandono secular del Them Romanó (Pueblo Gitano) en los intersticios o los aledaños donde, vertederos humanos, han sido arrojados tantas y tantas veces por la sociedad mayoritaria en las ciudades, se han creado territorios de excepción para segregados que, con el paso del tiempo y el crecimiento de las urbes, se han ido conviertiendo en áreas estratégicas del desarrollo urbano, revalorizadas para la especulación, y que no otro ha solido ser el motivo de que las “autoridades competentes” decidan trasladarlos a otros terrenos de menor cuantía, para que la buena sociedad los convierta ciertamente en apéndice de sus megalópolis, como recuperación lógica de su mejor derecho a ocupar su “elán vital”… Mas, si todo está bien cuando bien acaba”, si por acaso se ha dado aquí el “realojo” equitativo de los chabolistas, habrá que colegir que, al menos, ese destierro de su “alojamiento-arrojamiento” ha tenido un mañana inefable que espere el poeta y el músico que lo canten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s