Fumando

Mrs Kane. Costa Brava. © Miki López


El verano terminaba con la misma calma que se consumía el cigarrillo entre sus dedos. En Newcastle septiembre siempre era mucho más frío, y sobre todo muchísmo más triste que los atardeceres de la Costa Brava. Pero ahora ya no tendría que preocuparse por nada ni por nadie. Paul siempre le decía que los mejores otoños se disfrutaban de forma especial en el norte de España, pero había decidido quedarse algunos dias más, al menos mientras el calido viento de levante le permitiese indagar en las caras encarnadas de aquellos jóvenes escoceses con quemaduras de tercer grado que le hacían recordar sus primeros años universitarios.
Noviembre sería la mejor fecha. Para entonces el Martini, el tabaco y los atardeceres del mediterraneo ya se habrían consumido los tristes recuerdos británicos. De la misma manera que el cigarro que se dormía entre sus dedos.
Mrs… ¿Podría hacerle una foto?
No tengo buena cara.
Pero si buenos recuerdos.

Rituales

Inauguración del curso 2010-2011 en la biblioteca de la Universidad de Oviedo. © Miki López/La Nueva España


Me imagino a mi mismo con 18 años asistiendo a la ceremonia del curso inaugural de la Universidad de Oviedo en el año 87. Gracias a Dios no me dio por ahí, porque tal vez me hubiese planteao tirar por una opción de FP, por pobre que hubiese sido la oferta de aquellos gloriosos años.
El caso es que ver la procesión de birretes y togas multicolor casi como un adelanto del desfile de antroxu d’Avilés, estoy convencido de que me hubiese dejao perplejo. Dejando de lado lo del birrete (¡dios!, si llego haber conseguido uno pal descenso de Galiana!) la procesión pareada, el pasillo torero de entrada a la biblioteca, los bostezos reprimidos durante la conferencia inaugural y el “Gaudeamus Igitur”, el verdadero protagonismo de este curso académico recaerá en la polémica salsa “boloñesa” que le servirá de aderezo.
El dios dinero se impone y lo peor de todo es que estamos en época de crisis. Y esto empieza a sonar a la canción de siempre y que parecía que ya teníamos superada. No creo que a nadie le interese una titulación que tenga que activarse a golpe de talonario

Catedráticos togados en la inauguración del curso de la Universidad de Oviedo. © Miki López/La Nueva España


Viendo lo visto, si hoy tuviese 18 años, no necesitaría ver la ceremonia inaugural del curso universitario. Seguro que haría un módulo de FP. Hay más oferta que antes, más barata y con menos paro. ¿O no?

Patio central del edificio histórico de la Universidad de Oviedo. © Miki López/La Nueva España

Barricadas

Mineros en la barricada. Asturias, septiembre de 2010. © Miki López/La Nueva España


Tengo una extraña sensación en estas últimas barricadas. Se respira en el aire algo más intenso que el olor a goma quemada. Creo que se respira la impotencia y la decepción de unos trabajadores que no saben contra quien encienden los neumáticos. Hasta no hace mucho tiempo las iras se cargaban contra los patrones, pero las políticas de subvenciones dejan las protestas en tierra de nadie.

Barricadas mineras. Grao, 10 de septiembre de 2010. © Miki López/La Nueva España

Ahora el patrón pone la excusa de que no tiene la pasta que le había prometido el gobierno, y que lo siente mucho, oye. Ojalá sintiese solo por unos días lo que pasa por la cabeza de un paisano que lleva sin cobrar una nómina desde hace varios meses y que tiene que entrar por la noche en una casa en la que se le amontonan las letras y los números rojos para luego garrar el macuto y meterse en un agujero insalubre donde quemar la vida por un salario menguante que no sabe si llegará a cobrar.

Barricadas. Grao, 10 de septiembre de 2010. © Miki López/La Nueva España


Y por la mañana llegan a una carretera en la que encienden la mecha de una protesta que se difumina en las dudas de sus protagonistas: de unos conductores impacientes que esperan a que las llamas se mitiguen con más facilidad que sus problemas cotidianos. De unos guardia civiles menguados en un 5% salarial a los que les dan ganas de ponerse del otro lado de la barricada. De unos mineros sentados y abstraidos ante un humo tan negro como el futuro del carbón asturiano.
Suerte a todos. Esto acaba de comenzar.

Barricada. Grao, 10 de septiembre de 2010. © Miki López/La Nueva España

Hevia

Hevia. Santa Sofía, Estambul. Febrero de 2008. © Miki López


Ojeando en programa de las fiestas de San Mateo descubro una vez más la ocasión de volver a ver en acción a uno de los grandes gaiteros asturianos. Haciendo memoria creo que la última vez que tuve el privilegio de verle maniobrar sobre el puntero de una gaita asturiana fue en un atardecer de ensueño en la cubierta de un barco que cubría una travesía por El Bósforo, en la mítica frontera entre Asia y Europa. Impresionante.
Este año no me lo pierdo.

Volviendo a empezar

De vuelta al colegio. Avilés, 9 de septiembre de 2010. © Miki López

Las mañanas eran más frías. O puede que aquellos minúsculos cuerpos de parbulitos envueltos en parkas del economato fuesen más susceptibles a las brisas de las mañanas de los 70. En septiembre se cambiaba la hora por San Telmo con lo que el otoño parecía llegar de repente. Casi cuando todavía estabas guardando la toalla playera en el armario de la habitación.

Una hilera de niños caminaban haciendo equilibrios por encima de los raíles de “El Vasco” en dirección a una caseta de hormigón demasiado vieja para tener categoría de apeadero. Dentro de una garita adosada, un jefe de estación uniformado era incapaz de separarse de la estufa de gas butano mientras despachaba billetes de cartón a 5 pesetas con destino a Pravia. El olor a herrumbre de las vías húmedas acompañaba los bostezos de aburrimiento y resignación a la espera de un tren que siempre llegaba tarde.
Dos silbidos entrecortados sacudían el letargo que volvía a convertirse en modorra en cuanto los pasajeros tomaban asiento en las bancadas dobles de “escay” azul celeste. Después de tres paradas y 15 minutos de trayecto, el sonido hidráulico de las puertas del vagón cumplían una mágica función de despertador y aquel tropel de trabajadores y colegiales resucitaba con la energía suficiente para encarar los más de 50 escalones que subían hacía el centro de la villa.
Mirando la puerta del colegio, casi oculta por la visión desenfocada de docenas de mochilas y estudiantes que la encaraban, pensaba en lo efímero del verano y en lo despacio que pasaba el tiempo justo cuando llegaba septiembre.

Rodiezmo

30 grados, 3 horas y media de mitin político y sin presencia gubernamental del estado. No comments

Villa en la palestra. Rodiezmo, 5 de septiembre de 2010


Villa, Rodiezmo, 5 de septiembre de 2010


Méndez y Villa. Rodiezmo, 5 de septiembre de 2010. © Miki López


Rodiezmo. Mitin, 5 de septiembre de 2010.© Miki López


Rodiezmo. Pinar, 5 de septiembre de 2010.© Miki López


Rodiezmo, 5 de septiembre de 2010. © Miki López

Surferos

Surfer. Salinas. © Miki López


La tribu surfer tiene mucho que ver con la de los moteros. Los verdaderos moteros no miran al cielo cuando salen a rodar. Si llueve se mojan. Los auténticos surferos no miran ni el reloj ni la temperatura. Salen y se suben a su ola para sentir el mismo viento que acaricia la cara que asoma por un casco jet del piloto de una Harley. En definitiva, son dos formas muy similares de sentir la libertad.
Aprovechando el tema os recomiendo que os paseis por la página y el blog del fotógrafo Tarek Halabi http://www.tarekhalabi.com con unas fotos de surf (entre otros trabajos muy guapos) que combinan pasión y técnica fotográfica en un deporte que no solo es para el verano.