López y Lagar


La medusa se pasa la vida flotando en el vientre materno. Miki López/ Texto: Eduardo lagar


Estreno fotoblog compartido con el compañero Eduardo Lagar. Se ve que después de pasados unos años después de nuestro último viaje por la Asturias del Siglo XXI empezamos a echarnos de menos. Aprovecho para agradecerle publicamente su inestimable colaboración en los textos de “La Espiral de la Sidra” y que a su vez le dieron la idea de este foblog que hoy nace en la página web del periódico pal que curramos los dos.
El enlace directo es Lopez y Lagar
Espero que vos preste.

Inaugurada


Cele, Miki y Aurelio. Foto de Alberto Morante


Cuando empecé a hacer las fotos del ciclo sidrero en casa de Luis Foncueva no tenía ni idea de que una de las imágenes de aquel primer día, pudiese terminar colgada entre otras veinte de la misma temática, en las paredes del museo de la sidra de Nava.

Pablo y Natalia.


Agradezco enormemente el trabajo de Pablo Freije, de Senda Color, por su impecable trabajo de edición.

Cele, Miki y Elías. Foto de Alberto Morante


Gracias a Elias Carrocera y a todo el personal del Museo de la Sidra de Nava, en especial a Hugo que puso todo el empeño y dio todas las facilidades para conseguir una iluminación impecable.

Begoña, Miki y Chus. (Esta foto está enfocada, así que no se muy bien si la hizo Alberto)


Gracias a Begoña y a Chus, de Ñu Grafic por ese espectacular diseño de catálogo con categoría de libro.

Gracias a Lagar por esos textos solo al alcance de alguien que es capaz de ver más allá de una imagen aportando un valor tan importante a este trabajo que ya soy incapaz de visualizar esta exposición sin sus frases.
Gracias a Salomé Luengo de Caja Rural, por confiar a ciegas en el proyecto.
Gracias a los compañeros y dirección de La Nueva España por todo el soporte mediático.
Gracias a Alberto Morante por las fotos de ayer (espero que te hayan gustado los pinchos)

Y sobre todo gracias a Cele, a Pili, a David y a toda la familia y currantes de Foncueva por la inmensa paciencia y todo el cariño que me han demostrado a lo largo de todos estos meses de convivencia durante el maravilloso proceso de elaboración del un producto del que todos tenemos que sentirnos orgullosos.
Y gracias a Luis Foncueva, fuente de inspiración de este trabajo del que he aprendido tantas cosas que me reafirman en el sentimiento de saberme afortunado por vivir en la tierra más hermosa del mundo.
Ha sido un placer trabajar con todos vosotros.

Queda una semana

Preparandose para embotellar. Llagar de Foncueva. © Miki López


Ya me queda solo una semana para la inauguración de “La Espiral de la Sidra”. Será el próximo sábado coincidiendo con el festival de Nava. Será a las 19:00 en el Museo de la Sidra. Mi más sincero agradecimiento a Cele Foncueva por el empeño que ha puesto en que todo saliese adelante y por permitirme trabajar con tanta comodidad. Y como no,al resto de implicados en la producción y que sin su apoyo hubiese sido todo mucho más difícil: Caja Rural, Pablo de Senda Color, Chus y Bego de Ñu Graphics y a La Nueva España.
A Lagar no le doy las gracias porque es tan autor de este proyecto como uno mismo.
Un abrazo para todos.