En el Rolls con la princesa

Paseo en Rolls. Avilés, 12 de Abril de 2010. © Miki López
-Oye Miki, ¿Apetezte dar una vuelta en el Rolls de Grace Kelly?
-…pues mira, molábame más un Ferrari, pero como la bala roja recuerdame demasiao a la simpatía de Fernando Alonso, creo que voy a aceptar la invitación.
Y así comenzó la lujosa tarde de domingo de ayer, que hubiese sido el colmo del glamur si no fuese porque en el asiento de atrás llevaba a Saúl Fernández empeñao en restar categoría al impresionante “Silver Shadow” negro que paseó a la princesa de Mónaco por las calles del mítico París del 68.
-¿A dónde vamos?
Pues para retrotraernos a los 70 teníamos que buscar algo tan setentero como Salinas. Dani conducía suavemente aquel museo con ruedas cuyos asientos sostuvieron el real culo de la diva del cine de los 60 y que hoy aguantaban la vulgaridad (e incredulidad) de dos reporteros de La Nueva España.
-Oye Marcos… ¿esto gasta mucho?
-Unos 30 litros a los 100
-….entonces no pases de Arnao, anda…
Yo allí, al lao del conductor, me sentía como el guardaespaldas de mi compañero y se me vino a la mente la imagen de Kevin Costner corriendo con Whitney Houston en brazos, después de salvarle la vida en una escena de aquella famosa película. La cosa es que la Witney de atrás se apellidaba Fernández y no me veía capaz de semejante hazaña. Además puedo dar fe de que la vida de Saúl no corrió peligro en ningún momento. Así que rebobino y me imagino a Grace Kelly con la mirada perdida en los lujosos escaparates del París glamuroso que se reflejan sobre los cromados de su Rolls reluciente. Puffff!!!! vaya puntazo.

Paseo en Rolls. Salinas, 12 de abril de 2010. © Miki López


Terminamos en la bocana de la ría. No podiamos parar el motor del Rolls porque Marcos tenía miedo de que luego no arrancase. Sería acojonante ver la cara del de la grúa si se ve en el marrón de remolcar un coche en el que un tercio de su parachoques (de unos 60 cm de cromado) vale más que todo lo que pueda ganar cualquier mileurista en un mes de sueldo con gratificación incluida.
Disparé las fotos rápido (de mi mente no se me iba la idea de los 30 litros a los cien. Ye lo que tien ser probe.) y recogimos rápidamente.
Dani y Marcos nos dejaron en la puerta del periódico ante la atónita mirada de los viandantes.
– Que quiés amigo….somos el diario lider.
– Vaya guai… ¿Me hiciste una foto con el Rolls?
Este Saúl no cambiará jamás.

Rolls Royce. Arnao, 10 de abril de 2010. © Miki López

Anuncios

6 pensamientos en “En el Rolls con la princesa

  1. Buenas Miki!!! Muy bueno el post. En mi opinión de los mejores de las últimas semanas. ¿Quién os vería a ti y a Saul llegando a la redacción en un Rolls? A lo grande! jaja

    La verdad que el coche impone. Además, aparte del valor intrínseco del vehículo, ¿qué decir de su anterior propietaria? Todo un reclamo para los más mitómanos.

  2. Por una tarde ser una princesa delgada, rubia y meditabunda moló, no lo voy a negar… pero soy más del 124 de mi padre… con los pies en el suelo y la sonrisa en el objetivo del fotógrafo más glamouroso a este lado del río Nalón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s