Niemeyer

Obras del Centro Cultural Niemeyer. Avilés, 15 de marzo de 2010. © Miki López


Me cuesta un triunfo asimilar la velocidad de vértigo que van cogiendo los días en una ciudad tan pequeña como esta. Parece que apenas hayan pasado 15 días desde la colocación de la primera piedra del “continente” Niemeyer, al que algunos acusan de no tener contenido programado. Lo único que parece que todo el mundo tiene claro, es que el continente de contenido incógnito será además ínsula (de la innovación), como aquella prometida a Sancho en El Quijote y que hacía engordar la vanidad del escudero más allá de las dimensiones del barrigón que se asociaba a su apellido.
Los más escépticos nunca creyeron (ni creen) que todo este complejo cultural basado en las líneas inconfundibles de Oscar Niemeyer, pudiese ser en sí mismo el motor de una especie de renacimiento económico avilesino, basado en una energía tan limpia como la del valor cultural. Y las claves para convertir esos molinos en gigantes de los de verdad son el verdadero quid de la cuestión.
Personalmente me pasa un poco como a Sancho Panza: quiero la ínsula aunque no me fío mucho de la veracidad de lo que ven y me prometen “Vuesas Mercedes” políticas. Por lo menos los gigantes van tomando forma. Y a mí no me desagrada nada.

Anuncios

Un pensamiento en “Niemeyer

  1. La verdad es que poco a poco las palabras van tomando forma. Esperemos que salga adelante en condiciones y no sea una chapucilla más (que no están los tiempos pa’ tirar el dinero).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s