Embarcaderos de la ría del Nalón

Embarcadero en El Castillo, Soto del Barco, 2007. © Miki López


Cuando el viajero cruza por primera vez el puente de La Portilla sobre la ría del Nalón, su mirada no puede dejar de fijarse en la maraña de palos de eucalipto que se levantan y reflejan sobre las aguas tranquilas del río en su margen derecha. Forman parte de todo un complejo sistema de embarcaderos cuyos orígenes se pierden en la oscuridad de los tiempos y que aun hoy forman parte de la historia de los pescadores que viven y vivieron al abrigo de las riberas del bajo Nalón.
Antes, casi todos los vecinos de Soto y de La Arena tenían chalano y embarcadero. Eran los tiempos en los que la angula durante el invierno, y los cangrejos y las roballizas pescadas en el verano, formaban parte de nuestra dieta tradicional como ribereños de la parte más baja del rey de los ríos asturianos.
Ya hace años que la angula, con su vertiginoso descenso en las capturas, dejo de ser una de los platos habituales de nuestras casas. Y las distintas vedas de mariscos y otras especies tradicionales, casi hacen desaparecer la pesca deportiva, considerada casi un derecho inapelable para los vecinos de estos pueblos. La consecuencia inevitable es el abandono de esos embarcaderos artesanales que, con los años van desapareciendo engullidos por los “mofos” de un río cada vez más limpio pero cada día más solitario.

Anuncios

4 pensamientos en “Embarcaderos de la ría del Nalón

  1. Recuerdo que cuando era pequeña, pasaba por el puente, como cada domingo, camino del pueblo y mi padre solía decir qué marea había en el momento; mientras yo ponía en duda, día sí, día también la estabilidad de esos curiosos embarcaderos.

    Con el tiempo aprendí a distinguir las mareas, pero… sigo pensando…. ¿cómo consiguen mantenerse en pie? Una costumbre así, creo que ya no desaparecerá.

    Parezme a mí que somos de pueblos cercanos…

  2. Buenas Miki. Te veo un poco nostálgico últimamente con todo lo que respecta a Soto.

    Ya que has vuelto a traer a nuestro pueblo hasta tu blog me veo en la obligación moral -como sotobarquense que soy- de escribir al menos unas líneas.

    La verdad es que el río cuanta cada vez con menos vida. Ya no se ve tanto trasiego en él como antaño. Aparte de la actividad pesquera, creo que esto se constata en un detalle muy peculiar. Teniendo el Nalón a escasos centenares de metros de casa, en el pueblo el que menos y el que más ha hecho sus pinitos nadando en sus aguas. Más aún, me atrevería a decir que muchos aprendieron a nadar en él.

    Durante los últimos veranos he podido comprobar como cada vez son menos los chavales y las chavalas que se acercan hasta el río a pegarse un chapuzón. Tener la playa a tiro de piedra es demasiado tentador y más aún si se tiene en cuenta que el Nalón no es moco de pavo, vamos, que entraña sus peligros.

    De todos modos, hace apenas 10 años -por no decir menos- nos reuníamos en el embarcadero de los kiwis medio pueblo. Allí pasábamos las tardes tirados a la bartola. Es curioso como incluso a veces había que tener cuidado al zambullirse para no saltar sobre nadie. Ahora, esas tardes estivales han perdido tirón en un momento en el que, como bien dices, el río baja más limpio que nunca.

    • Lo de la morriña ya algo inherente a lo de ser asturiano. Si a eso le sumas los recuerdos de la infancia pues acabamos. La nostalgia para mi no es más que el recuerdo de buenos momentos por los que jamás volverás a pasar. De hecho creo que no me gustaría volver a vivirlos teniendo conciencia de lo que vendría en un futuro porque seguramente tendrían un valor descafeinado. Me encanta mi pueblo y me gustaría pasar mucho más tiempo del que puedo en él. Y me gusta ver como evoluciona, en muchos casos para bien. Todo tiene sus ciclos en esta vida. Y ya se sabe… parece que cualquiert tiempo pasado fue mejor. Aunque no siempre sea así.

  3. los emarcaderos no es que sean muy guapos pero hacian su función y por lo menos en el puente la seguiran haciendo por muchos años, pero todavia recuerdo cuando tocaba reparalos y eso si que era trabayar, por otro lao este verano me fui a pegar un baño a la rambla con los guajes y lo pasamos podre, podre, podre!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s