Farmacia de guardia

Farmacia de Guardia. San Esteban (Muros del Nalón), febrero de 2010. © Miki López


El viernes es un buen día para todo el mundo. Es esa meta de la semana laboral que no siempre es el inicio de un fin de semana memorable. Es sencillamente el inicio de un par de días que se van en un suspiro casi en el mismo momento en que te levantas el sábado por la mañana. Y según va pasando el tiempo empiezas a echar de menos los dolores de cabeza de un viernes de cervezas y tabaco, que convertían la jornada del día siguiente en un vía crucis de resaca que no tenía fin. Las preocupaciones no iban más allá de pensar en si serias capaz de recuperarte para no perder la juerga del sábado por la noche con los mismos colegas que te liaron hasta las 8 de la mañana del día anterior. Pues nada…. a la farmacia de guardia a por algo que me quite el dolor de tarro y otra vez al ataque.
Ahora también suelo frecuentar esas farmacias pero por los típicos motivos que las visitamos los padres con críos pequeños: un poco de fiebre, leve infección de garganta o catarrazos descomunales con mucosidad en las vías respiratorias. Solución: cóctel de antipiréticos con aderezo de antibiótico y/o corticoides varios.
Con lo fácil que era quitar la resaca, coño.

Anuncios

Un pensamiento en “Farmacia de guardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s