Manolo el ferreiro

Manolo Prieto, ferreiro de Vegadeo. Febrero de 2006. © Miki López


En febrero de 2006 Manolo bromeaba y presumía de toda una vida golpeando el hierro incandescente en un yunque que se camuflaba en la penumbra de aquella “ferreiría” de Vegadeo. Su hermano Chico se afanaba en demostrarnos (con bastante poca eficacia) el funcionamiento de un torno tradicional que giraba como sobre su eje central impulsado por una cinta que se tensaba a mano: “La verdá que funciona meyore el moderno”, se disculpaba.

Manolo Prieto con una herradura al rojo vivo. Vegadeo, febrero de 2006. © Miki López


Por aquel entonces se les veía pletóricos ante su inminente jubilación mientras daban forma a toda una serie de artilugios indispensables en los tiempos en los que un ferreiro cumplía con las funciones de cualquier taller moderno de cerrajería, locomoción, carpintería y demás oficios vinculados al campo y a la casa rural. Herraduras, bisagras, tiradores, clavos, llaves, cerraduras y demás producciones artesanales, colgaban de las paredes enegrecidas por décadas de hollines de carbón que continuamente crepitaban en los dos hornos de la herrería.
No sé que sería de ellos, pero me alegro mucho de haber tenido el privilegio de conseguir verles trabajar en el final de un ciclo de un oficio tan milenario como el de los ferreiros asturianos.

Las manos del ferreriro. Vegadeo, febrero de 2006. © Miki López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s