Volviendo a sonreír

Tuti y Maruja Vega. 29 de noviembre de 2009. © Miki López


No ha sido un año fácil para esta mujer que poco a poco vuelve a sonreír. En abril perdía a la persona con la que compartió su vida durante más de 60 años. Y a los pocos meses sufría una grave apoplejía, que significaba todo una mazazo para una persona tan activa y dinámica como ella. Aunque su sentido del humor no la abandonaba, durante estos últimos meses daba la sensación de que la tristeza se apoderaba de todas y cada una de las arrugas de su cara octogenaria. La sensación de soledad por la muerte de un marido y la impotencia de la completa inmovilidad son demasiado peso para remontar sin la ayuda de nadie. Pero ahí estaban sus hijas (Tuti, la menor de ellas es la de la foto). Si hace tres meses me dicen que podría volverla a ver caminar, sinceramente no me lo creería. Pero esta gente está hecha de otra pasta. Con sus 81 años lo ha conseguido. Todo un ejemplo de superación personal y una inyección de ánimo para todas aquellas personas mucho más jóvenes que ella que están pasando por ese proceso. Ánimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s