Reflejos del fútbol

Celebrando un gol. Avilés, 2008. © Miki López


Hay que ver lo que se parece el fútbol a la vida real. Incluso en el aspecto económico. El que tiene, lo tiene todo y el que no tiene, no tiene ni pa segar el prao. Los campos de primera se llenan e ingresan cifras ultramegamillonarias de las televisiones “peipervíu” en los que los protagonistas son 22 tíos que no pierden ese protagonismo cuando se acaba el partido. Sus cuentas corrientes son insultantes para estos tiempos de crisis, pero cualquier nuevo parado de esta clase media en decadencia y aficionado al fútbol, seguirá perdiendo el culo por ir a ver el Barça-Madrid de mañana por la tarde. Y se irá para la cama con la alegría o la tristeza de un resultado que no tendrá ninguna repercusión en su incierto futuro.
Es como una droga, una especie de beber para olvidar que tiene incidencia directa sobre el estado de ánimo y que dura varios días. Mañana todo este país se olvidará del paro, de las nuevas medidas económicas del gobierno, de la zona azul de Avilés y hasta del Sporting-Villarreal. El choque entre las dos españas futbolísticas no es más que otro reflejo de esa costumbre tan española de seguir enfrentados entre nosotros por los siglos de los siglos, tirándonos los trastos a la cabeza por la hegemonía (política o deportiva) en la que en realidad solo ganan unos pocos. Los demás, o perdemos o nos quedamos a gusto, pero ganar ganamos poco.

Portería en un campo de fútbol abandonado. Laviana, 2008. © Miki López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s