Corias y el museo de los horrores

Corias, 2006.  © Miki López

Corias, 2006. © Miki López


En una visita al monasterio de Corias, en los días que empezaba a sonar aquello de que se iba a convertir en el mayor parador nacional de España, me pilló totalmente de sorpresa una especie de cámara de los horrores combinada con un sentido del humor en los límites del mal gusto.
Lobo disecado. Corias, 2006.  © Miki López

Lobo disecado. Corias, 2006. © Miki López


No recuerdo la explicación que nos dio la guía turística que nos lo mostraba. Yo estaba tan alucinado con lo que veía que lo que oía se evaporaba inmediatamente. Así, que a fecha de hoy, no se que narices pintaba entre los muros del espectacular Escorial asturiano tal galería de monstruosidades. Desde osos y lobos en actitud amenzante, hasta extraños especímenes de gatos con tres patas o cochinillos en formol con una especie de trompa saliendo de su frente.
Cochinillo con malformación genética. Corias, 2006. © Miki López

Cochinillo con malformación genética. Corias, 2006. © Miki López


Para rematar, a alguien se le ocurrió rotular un “Fuiste lo que soy y seré lo que eres ¡oh muerte! sobre la frente de un craneo humano (real) , a modo de apuntador para la escena del “to be or no to be”. ¿Simpático o terrible?. That`s the question.
Gato con tres patas. Corias.  © Miki López

Gato con tres patas. Corias. © Miki López

Anuncios

5 pensamientos en “Corias y el museo de los horrores

  1. Miki, en primer lugar, enhorabuena por tu bitácora. Intentaré seguirte todo lo que pueda, entre otras cosas porque eres casi tan bueno escribiendo como haciendo fotografías.
    Hace un año, pude visitar las obras gracias a unos amigos. Coincidimos con unos dominicos y vimos los restos de ese ‘museo de los horrores’. Era parte de la colección de un profesor de Ciencias Naturales para la utilización en clase. Con la rehabiltiación, la colección desaparecerá.

  2. Pues a ver donde lo tiran, porque lo mismo llega como exposición a la Laboral. Gracias por la aclaración…y por los piropos sobre mi afición a vuestro oficio de plumillas (totalmente inmerecidos y agradecidos por mi parte, que conste).

  3. Hola, vaya shock cuando vi las fotos, estuve allí cuando tenía ocho años y a día de hoy todavía no se me borró la imagen del cerdito mutante. Gracias por desentrañar el misterio. Y enhorabuena por tus fotos. Te sigo bastante porque trabajo en la cueva extraña.
    Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s