El susto

Accidente de tráfico, 28 de septiembre de 2009. © Miki López

Accidente de tráfico, 28 de septiembre de 2009. © Miki López


Cuando sonó el teléfono apuraba las últimas gotas de una cocacola fría sentado en las gradas de los campos de La Toba. “Accidente con heridos en la variante a la altura del hospital” me dijeron del otro lado de la linea. Hace 4 ó 5 años esa llamada era muy común. Y más común que el resultado fuese con muertos. Me enfundé el chaleco reflectante y me puse en camino. El atasco a la altura de los Canapés ya me hizo pensar que el golpe iba a ser importante, pero iba con la tranquilidad de saber que solo había heridos. Al llegar volvieron a mi memoria rostros y situaciones que difícilmente podré olvidar. En los trayectos de camino a un accidente piensas en todo lo que hay alrededor de un coche hecho un amasijo de hierros: en las vidas que iban dentro y en las personas que han perdido a alguien y todavía no lo saben. Te ves trabajando en medio de todos esos pensamientos y lo haces de forma mecánica. Es como si el visor de tu cámara fuese una televisión aunque la mezcla de olor a aceite y gasolina te devuelve de vez en cuando a la realidad. Posiblemente esa es mi técnica para desvincularme de la tragedia.
A finales de la década de los noventa y en los inicios de la siguiente, todos los meses había accidentes mortales, sobre todo los fines de semana. Desde que se abrió la autovía del Cantábrico, la siniestralidad en la variante de Avilés prácticamente ha desaparecido. El accidente se saldó con dos heridos leves y unos atascos monumentales.
El joven de la foto tranquilizaba a la chica mientras esperábamos la llegada de las ambulancias. “Tranquila…solo ha sido un susto”

Anuncios

4 pensamientos en “El susto

  1. Me ha gustado el articulo y no he podido evitar emocionarme al leerlo y al ver la foto, ya ke esa chica de ahi soy yo, gracias a dios puedo contarlo y como bien dices “todo ha quedado en un susto”. He decidido escribir el comentario porque queria agradecerle de todo corazon al chico ese su ayuda, ya que en esos momentos no sabes que hacer y te ves muy sola.GRACIAS.

  2. Otra vez captando la vida en un segundo, Miki: fotoperiodismo del bueno.
    -El susto de nuestra amiga Syderny (¡enhorabuena!) que vió de cerca el desastre y en unas decimas pudo cambiarle la vida.
    -Su vulnerabilidad sentada en el arcen .

    -El cariño con que la atiende nuestro héroe anónimo, tal parece que viajaran juntos en el vehículo siniestrado.
    – Y tú, compañero, ojo veloz y certero latiendo como tantas veces en el ángulo casi perfecto para que algo no pase inadvertido.
    Una foto magnifica porque refleja mucho de una sola vez.
    Y porque además….. no hubo muertos.Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s